viernes, 5 de agosto de 2011

Una semana cualquiera

Ayer nos dieron las diez contando espejos. Eran las siete y cuarto de un jueves de agosto en el que los peces parecían dobles, los lavabos no me aguantaban y el espejo se asomaba entre manchas de gel y otros aceites. Fuimos aceite. Lo sé porque aun me resbalo entre los recuerdos de lo que terminó por suceder el día en el que no tenía que suceder. Y por eso dudo y me escurro, por eso caigo y me rompo el cráneo convirtiéndolo en los trocitos de tostadas que no desayunaré contigo. Lonchas caducadas de vida enlatada. Hay que joderse.
Era jueves, como pudo ser un viernes con vistas al bar de los enamorados. Pero hoy no iremos a llenarnos de alcohol, hoy no iremos a pedir la última cuando nos echen, hoy no hay peces dobles. Hoy es lunes en medio del pecho, hoy el despertador arranca martilleando mis hoyuelos. Yo para dentro, ellos para fuera. Que no sonrías he dicho, dice el cabrón. Y cierro los ojos y me cuelo en todos los sábados y domingos soleados que nos esperan al cruzar el puente. Qué será de las cuatro piernas cuando un martes de los aburridos le digamos al reloj un adiós de esos con música por montera. Como ahora. Ahora sueño con miércoles, de los que están en medio de la nada, donde alquilan áticos para vivir y morirme contigo.

4 comentarios:

MK42 dijo...

Joder Ne, siempre me sorprende la extraña seducción de tu prosa con ese tono amargo incluso para hablar de lo más lúdico. Sigo por akí, ya sabes, en una esquina del Sur, cada vez con menos salud y más médicos agobiándome. Ahora mismo escucho a Sinatra, Strangers in the Night, recuerdo la postal del océano que he visto esta tarde y me pregunto si todos los mares son sólo uno, si éste que yo veo tiene algo del Mediterráneo de tus pupilas, o si al conocernos sólo digitalmente somos simples estelas rumorosas de nuestros mares adentros. Mil besos. No sé por qué, pero te quiero.

Nebroa dijo...

Yo tampoco lo sé. Pasándome lo mismo...
Te escribí, mar adentro, uno de esos cuentos perdidos entre tu sur y el mío, pero parece que esta vez el email no llegó a puerto.
Sigues siendo tan guapo por dentro?

MK42 dijo...

El email que dices no me llegó, te escribiré yo. Mil besos.

Nebroa dijo...

He estado buscándolo y nada... Que no
Ay, este sur que nos hace invisibles