jueves, 11 de agosto de 2011

Una de sed

Regálame el puño que llevas entre los muslos,
erguido y sediento de labios que llevan mi nombre,
ávido de boca, de dientes, de saliva vertiéndose.
Dame la carne que rígida me nombra,
entre suspiros y jadeos salvajes,
cálida mi cueva,
húmeda mi espera,
mojada en el ruido de las caderas.
Entrégame la cima,
la cumbre,
la montaña entera.
Desde abajo donde te crece el bello,
hasta la cúspide donde borbotean tus gotas,
la cal caliente,
la nieve dulce,
el líquido amargo que en mi lengua se derrite.
Concédeme un trago,
del transparente y blanco,
pónmelo en los labios para jugar a ser loba,
pantera,
y del zorro la esposa.
Tu piel y yo,
mi boca y tú.

Regálame el instante en el que tú morirás a gritos
y yo resucitaré tras el silencio.

6 comentarios:

Azul dijo...

UFF! Too much.

AN... dijo...

Aaaaahg aaahgg. Arrrrhg me muero , que me da el telele ....donde están mis putas pastillas para el infarto ... Aaarghh..,.

AN... dijo...

Ya esta. Vuelvo a ser persona , que quieres que te diga querida amiga .... Nos conocemos desde hace... 7 años y nunca has dejado de sorprenderme y lo que es Mas increíble , siempre superandote. Ains casate conmigo ...
Por cierto soy TITO , Biennn ... Ya sabes a quien puedes felicitar ....

Zara dijo...

Vas a ir al infierno, lo sabes, no?

p.d: yo también

manolilloc2c dijo...

waaaaaaaaaaaaaaa (mierda el ordenador no tiene la tecla rombo!)

muy erotico pero tb muy natural, muy salvaje y muuuyy bello.

XXXXXD

Anónimo dijo...

La fuerza lobuna que germina en mi bosque explota jadeante,
La escarcha de las marismas estancadas se derrite con cada golpe de caderas.
Arietes de carne penetrando tus últimas defensas.
Han caído los velos oscuros
y el horizonte más allá de tu ombligo me invita al festín de carne, saliva y piel redondeada.
Ahíto de carne, devorando lo más sabroso de tu esencia, vuelvo mi rostro camaleónico hacia la luz de miel de tus ojos.
Me miras, nos miramos, una suave melodía se escucha en el bosque.
Fieros , lúcidos y enamorados aullamos a la luna y sonreimos