domingo, 7 de agosto de 2011

Si elige iniciar el proceso de recuperación, dejará de ser una mujer que ama a alguien ―con tanta intensidad que resulta doloroso― para pasar a ser una mujer que se ama a sí misma lo suficiente para detener el dolor*

Dime, dime, dónde empieza el proceso? que me lo como!


*de Mujeres que aman demasiado

19 comentarios:

La reina de la miel dijo...

Gran libro, grande. Supongo que las mujeres sanas emocionalmente abandonan las situaciones dolorosas. Otras nos quedamos a arreglarlas...aunque nos jodamos nosotras en el intento.

Nebroa dijo...

Yo ya no quiero joderme más Reina...
Y no sé cómo dejaré de hacerlo, pero quiero empezar... de nuevo

azul marino dijo...

Empieza cambiando algo que se repita y te haga daño. Cualquier acto repetido, no vuelvas a hacerlo. Puede ser como dejar de fumar, lo primero, dicen, es la intención y después cambiar los hábitos y no hacer las cosas que invitan a fumar, café, cerve... .
Y como con el tabaco, se llega a un punto en que se olvida uno de que "ahora" toca fumar. Pues eso.
O como dijo Obama: Just Do It. jeje.

Clara dijo...

Yo también quiero. Lo quiero, lo quiero, lo quiero...

manolilloc2c dijo...

jajaja, muy bonito estracto, supongo que el libro no tiene por qué llamarse "mujeres". o quizas es que ultimamente me levanto muy mujer :)

Nebroa dijo...

Azulillo... el ejemplo del tabaco no vale porque hay quienes dicen que uno de los últimos deseos que más se piden en el corredor de la muerte es precisamente ese: Un cigarro. Aunque hayan dejado de fumar hacía siglos!
Así que por dios, agudiza el ingenio y cuéntame un ejemplo de esos que me haga confiar aun más en que cuando uno toma una decisión que nos enriquece siempre va a mantenerse y que no será como una continua repetición del 'no, esto no puedo hacerlo, no, no y no'. Me has entendío, a que sí!?

Nebroa dijo...

Clara... Me parece que iré contando todo aquello que lea, haga, sepa, investigue, aprenda...

Nebroa dijo...

Manuel, que sepa usted que ayer mientras leía cosas sueltas del libro (ya me lo he comprado hoy) decía precisamente que el 'mujeres' es un decir, somos las que más lo vivimos, porque ellos suelen tapar esos 'desajustes' con otras cosas, hobbies, trabajo... Por eso se llama así, pero que evidentemente está recomendando para hombres que aman de la misma manera. Siempre asociada al dolor. Así que... cómpralo que sólo vale 8€ jajaj

azulito dijo...

Recetas , tal como pastillas para esto del desamor no hay. No hay genéricos. Cada uno se hace sus pócimas y va probando , o no?. Aunque basicamente el tiempo y dejar de ver al objeto del deseo ayudan para el "mono".

La reina de la miel dijo...

Razón tienes, azulito, pero como no sanes lo que llevas dentro, el objeto del deseo volverá una y otra vez, una y otra vez, con otras caras, con otros nombres...

Nebroa dijo...

Efectivamente, firmo y confirmo lo que dice la reina, que puede que el objeto momentaneo desaparezca de la faz de la tierra, pero hay otros objetos venideros por llegar. Te lo dice la que ha conocido unos trescientos millones de trillones de hombres similares con diferente silueta en el contorno.

Maeve dijo...

Hola, buenas.

Yo es que soy más de joder. A los demás.
Al que se atreva a joder(me).

Lo sé. Esto tampoco es sano. Pero vamos parte por parte. Es un avance. Después llegará lo otro. Lo de ser una mujer perfecta, digo.

( Ahora es cuando todas decíais eso de : " Holaaaaa, Maeve, todas te queremooooos". Y quedabais como reinas)

Veo que has comenzado, por fin, el libro. Ya contarás, tengo curiosidad. Sé que lo harás :)

La reina de la miel dijo...

Maeve, me gusta tu exposición: tampoco es sano, pero sí lo es más que dejarse machacar. Me gusta, sí, me pido estar ahí, pero tengo taaaanto miedo...

Nebroa dijo...

Hola maeveeeeee, todas te queremooosss!!! jajaj
Idiotaeres!... Que sí, que esa es una parte, buenísima parte para comencipiar con el asunto. Ahora falta aprender a sentir rabia, que no sea hacia una misma, luego expresarla y luego respirar profundamente. Recuerdo un día, hace mucho tiempo, que alguien me pidió que le diera hostias a un cojín teniendo en cuenta que el cojín era un hijo de puta suelto. Pues nada, que no hubo cojones a pegarle al cojín, seguía en mis trece que yo no odio a nadie, a nadie ni a nadie. Y bueno, luego, con el tiempo, me compré un saco de boxeo. Sí, a veces aprendo rápido :s

Nebroa dijo...

Reina... tú tienes el miedo de los valientes. Ese miedo, en fin, ya sabes... ;)

Minuet dijo...

Buen libro...no sé, soy masoca, pero yo no quiero comenzar ese proceso... simplemente, no quiero...

Besos, en un pequeño instante en la guardia... vuelvo a mi infierno particular...

Nebroa dijo...

Minu, interesante tu punto de vista... Me resulta curiosísimo!

La reina de la miel dijo...

Hosti...¡yo también estoy buscando un saco de boxeo! Incapacidad para expresar la rabia hacia los que me hacen daño...En el fondo,si no fuera tan ridículo, sería hasta gracioso.

Nebroa dijo...

Hazlo reina. Hazlo, cómpralo o róbalo. Pero sí. Es ridículo, por eso mismo en cuanto empiezas lo siguiente que haces es descojonarte.
La primera vez que le di fue tan idiota que le di sin guantes, sin medir, con el lateral de la mano. Me clavé todas las pulseras que llevaba en la piel! jajaj... Pero vamos, todo en su sitio