viernes, 5 de agosto de 2011

Se trata de aprender a aceptar lo que quieren darte y expresarte aunque no sea lo que tú 'esperas'? (qué pesado se hace el verbo esperar)... O se trata de renunciar a maneras de expresar que no te gustan hasta dar con la que sí?
Dónde está el aprendizaje? en cuál de los dos? en los dos caminos?

A veces tengo la sensación de estar más perdida que a los dieciocho


4 comentarios:

silvo dijo...

A mi me parece que ambas, solamente que la segunda puede ser primordial para la apreciación personal y condiciona a la primera, besos Nebroa

Zara dijo...

poh así estoy yo hija, perdía a los 18!!!!

Frida la Llorona dijo...

Me quisieron enseñar a no esperar nada de nadie, pero sólo me lo quisieron enseñar, no lo aprendí, es evidente, va en contra de mi naturaleza aunque parece que no hay más...la espera es lo más aniquilador que existe. Ya quisiera yo haber aprendido algo de esa maldita lección....un poquito sólo, un poquito....
Un abrazo a tu alma por ser tan semejante a la mia.
Lástima de km....prometo...
Frida

Nebroa dijo...

No sé... Sigo teniendo todas las dudas.
Y me inclino porque es mejor no esperar, no ensanchar expectativas. Ver, mirar sólo. Y reír en un tiempo. Y tocará llorar en otro.
Pero es que entonces aparece la sensación de espectador, y yo quería exprimir esta vida como si ninguna otra cosa pudiera hacerse con ella. Y sentir a rabiar. Y a veces creo que para sentir a rabiar quizá primero hayas tenido que desear...
Joer, cómo me gusta pensar :s