lunes, 1 de agosto de 2011

Rellenar

Va a sonar todo a color rosa, a pastel de confitería del centro, a globitos rojos con forma de corazón y a esos jodidas estrellas que nunca paran de brillar. Va a sonar a eso y mírame, poniéndole curvas y rectas a eso que parece un sonido saliendo de la yugular. Que no, que ya no es sangre, ni versos ni poemas ni prosas ni prisas. Es el amor, ya sabes, que se mete entre las cejas y empieza a inundarlo todo de ese color horrible con el que terminan todos los cuentos antes del colorín colorado. No es algo que esté allí esperándonos en medio de algún acantilado desde el que hacer una foto para el salón. No es algo que vaya a suceder cuando los árboles no tengan hojas y se hielen los charcos. No es dejar que pase la primavera y luego ese calor abrasador de nuestra ciudad. Que no. Que es ahora mismo, el amor aquí. Que si le pone flores a las tumbas, que si amanece cuando duermo, que si el aire fresco entra en un desván, que si el mar se llena de sirenas, que si tus ojos como montañas, y tu pelo como no sé qué no sé cuántos. Es el amor. Es sólo eso.

2 comentarios:

Minuet dijo...

..es sólo eso...

Muachhhhhhhhh

Nebroa dijo...

Era. Ahora es otra cosa.
Lo que demuestra que quizá, tal vez, no fuese amor y sí otras cosas.