martes, 30 de agosto de 2011

Más turbación

Todo amontonado, las sábanas, las piernas, el calor y las hogueras que prendo en mis brazos cuando los inclino hacia detrás. Sola, sigo sola en este lecho de amor y sexo que se pregunta cuándo abrazarás el desnudo que no dejo de tatuarme entre las cejas. Podrías taladrar los agujeros, hacer de tapadera de los huecos, cerrar a empujones el eco que dejan mis muslos entreabiertos cuando chillan, gimen y aúllan tu nombre. Podrías venir, entrar, quedarte, mudarte a vivir al centro de uno de mis centros y convertirme en barco, en lanchita a motor, en submarino y en cigüeña. Ni vienes ni estás en esta siesta de martes con vistas a más soledad. A veces toco el rincón que lleva meses susurrando saliva, esperma y gotas de rocío de mañana de septiembre, a veces incluso la misma saliva se me vierte entre los dedos, simulando los tuyos, poniéndome tu lengua sin lengua entre mis piernas. Lo imagino y lo invento, tan real como real un esquimal llamando a mi puerta. Ya sabrás que ni sacia, ni llena ni colma lo de quererse mucho y lento cuando lo que la mente quiere es estrellarse contra un cuerpo de acero pulido con la misma forma de tu silueta. Sí, lo hago, me lo hago escondidas entre fantasías y otros relatos de los cortos. Es curiosa, la sensación de vacío que deja un depósito lleno de mi propia y sola compañía. Es curioso que yo sola ya no pueda nutrirme las ganas, como antes, cuando no estabas en mis imaginarias escenas eróticas u otras gratuitas pornografías. Y lo entiendo. Y lo comprendo. Créeme que a veces incluso lo acepto, pero otras, ay, otras veces, lo de la imaginación llevada al sexo se asemeja a un desierto al que, además, se le han perdido las arenas.

5 comentarios:

AN... dijo...

Upsss ... Vaya entrada ... Sugerente , sensual , que calor tengo mi niña ... Pues que me ha gustado mucho ...
Por cierto recuerda que soy tu amigo del alma y que estoy disponible las 24h ... Siempre dispuesto a echar una mano ... Vale no lo digas tu , lo digo yo .. Soy un Capullo

Nebroa dijo...

Aaaaaaaan!!! Eso quiero yo! ya que no tengo la silueta que quiero, ya podría saber dejarme llevar con otros cuerpos y otros aceros y otros labios y otras mierdas! coño!! Que encima no puedoooo!

CAOS dijo...

Muy bueno, muy bien descrita esa sensación de vacío. Grande!

MK42 dijo...

xxx

MK42 dijo...

"La quietud en el aire de la mañana era como el silencio en el corazón de un submarino a la deriva, con los motores apagados para eludir el sónar del enemigo." (JOHN VERDON, en "No abras los ojos", 2011).

Ne, hoy narcotizado por la medicina oficial no tengo palabras propias, pero esa primera frase de ese libro, apabullante, es mi mejor respuesta tu post, hermosamente desolado, exaltando la quietud y el silencio como pasiones inútiles.

Desde que lo leí esta mañana, luego de oler intensamente las páginas de libro recién comprado, como un amante que se acerca cautelosamente y por primera vez al objeto de su deseo... pensé en ti, en el sabor amargo y adictivo de tus prosas, justo a esa hora del día en la que Macarena paseaba sus manos por mi espalda tratando con un masaje enérgico de aliviar el dolor del mecano de mi cuerpo. Es raro echarte de menos e invocarte sin conocerte en el mundo análogico. Creo que ya te mandé la cita con la que me despido por hoy, aunque pateo tu blog de forma discreta todos los dias: Alezandro BARICCO en "Seda": "Qué dolor tan extraño / morir de nostalgia / por algo que no vivirás nunca".

Mil besos desde este pedazo de Sur en decadencia. Ya te contaré si logro reiventarme, uno se muere muchas veces.