viernes, 5 de agosto de 2011

Luego, cuando el corazón te duele a modo de yugular abierta de par en par, en esos estados ansiosos, en bucle, neuróticos, en los que entras y sales rápido y fugaz, entonces, luego, sólo quieres meterte hacia dentro, inventarte una casita con forma de caracol y acurrucar el alma hasta plegarla hasta el tamaño de la cabecita de un alfiler.
Algo parecido.

6 comentarios:

Frida la Llorona dijo...

Va ser que si....

Nebroa dijo...

Y sabes lo que le pasa a veces a esa casa de caracol? Has visto a veces esos que son como transparentes? que se ve dentro la ventosa que parece que forma el cuerpo, que son frágiles frágiles? Pues ya sabes...

Frida la Llorona dijo...

Tenemos un master verdad?

Frida la Llorona dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Frida la Llorona dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nebroa dijo...

Pero sin título para encontrar trabajo!! Por dios, que alguien arregle las normas y leyes!! :)