martes, 16 de agosto de 2011

Esta es para ella aunque no lo sea

Dice que le escriba una entrada que hable de ellos, de cómo las relaciones pueden empezar a estropearse cuando sólo calzas diecisiete años, que hable de que seis meses pueden servirte para ver cosas que no veías, para entender otras y para que crezcan, si cabe, aun más dudas de las que ya se vestían contigo. Del amor y los desamores, de parejas que se quieren, de preguntas sin respuesta en una vida que acelera sin preguntarte si quieres montarte con ella o descolgarte en la primera esquina. Del amor, de quererse mucho y andar separados. De ver las cosas desde la lejanía. De seguir tu ruta alejada del que marcó el primer amor y seguir confiando en la vida aunque ya no sea al lado de quien creías que sería. Porque a los diecisiete, y a los dieciocho y a los cincuenta y tres, cuando amas, quieres que sea para un siempre más largo que tres meses. Pero luego las cosas se tuercen, o se enderezan o empiezan a ser distintas a lo que eran. Yo te quise. Yo también dirá él. Yo te quiero. Yo también dirá ella. Pero ahora ya no somos los mismos, ya hay demasiadas curvas que sortear, demasiados obstáculos y recuerdos, demasiados olvidos, dolor y puñaladas sangrantes. Yo quiero ser feliz. Yo también dirán ambos. Y así sigues, probando otros cuerpos, y otros mundos y otros caminos. Que al final todos somos lo mismo, dos ojitos buscando sentirse felices por dentro. Al lado de uno o al lado de otro. O solos. O perdidos en una isla desierta.

Sé que ella no quería que lo contase así, sé que ella quería que hablase de que aun ahora, cuando se miran y ya no se tocan, aun les escuece el amor por dentro. Sé que quiere que diga que les queda amor por el otro. Que ambos buscan en otros cuerpos lo que quieren encontrar. Y quiere que diga que no saben cómo olvidarse del todo sin odiarse por completo. Pero es que yo no sé hablar de historias ajenas que tanto me recuerdan a la que una vez fui. Yo sé hablar de mí, de una adolescente que se muere por crecer y que sabe que lo está consiguiendo.


4 comentarios:

CAOS dijo...

Aplausos, a rabiar!!!!

y besos, mil besos.

Anónimo dijo...

jajajajajaja!! me gusta, pero esq me gusta mas el final!! xD
jajaja!!! =) gracias tquiero =)

azul dijo...

Dicha y perfume de mi vida el recuerdo de las horas
en que hallé y tuve el amor como lo anhelaba.
Dicha y perfume de mi vida,en que evité
todo goce de amores rutinarios.

M@rcelo dijo...

...."Que al final todos somos lo mismo, dos ojitos buscando sentirse felices por dentro"...
Me encantó.....
Besos