viernes, 22 de julio de 2011

Y yo que nunca bebí para olvidar

No hay nada que me apetezca más que emborracharme contigo esta noche... A cambio me llenaré de otro alcohol para desmitificar heridas, otras drogas de esas que anulan sueños y ocho millones de cervezas sin ti. Saben a tierra, a barro, a almendras amargas y a la nada. Una de esas nadas que va llenando el ambiente de silencio y lúgubres ecos, como el de la puerta cuando no entras, o el de la compañía cuando sólo es tu sombra la que se viene a danzar conmigo por las noches. Quizá salga a beberme un poco del aire que dicen que viaja en otros hombros, pagaré con medias lunas, con la mitad del sol cuando se esconde, con patéticas sonrisas fabricadas para la ocasión absurda en la que vivo sin querer vivirla.
No hay nada que me apetezca más que emborracharme contigo esta noche.
Me beberé tres litros de esas ideas con hielo que fabriqué para olvidar que no estás.

2 comentarios:

AN... dijo...

Joder que bonito , Nebri lo has cuadrao , después de leerte me ha entrado una sed ,
brindo por los desamores que nos dan motivos para poder beber ...... , brindo por por ti. ...... Por presentarme este mundo the blogs .... , brindo por las mujeres maravillosas que he conocido y no he sabido conservar .... Brindo por el sexo , pero sin la parte viscosa y pegadiza que lo rodea que llaman amor ... brindo por ... Vale se me nota mucho que me gusta las cervezas muy muy frías verdad ....

Nebroa dijo...

Aaannn! Yo brindo por esos ratos en los que te pones así como raro, poseído por un ente que escribe por ti sin demasiadas bromas. Que también eres tú, como el otro, el de las chorradas... Pero como lo llevas más veces escondido, me gusta aun más cuando sale!
Vamos a por cervezas! YA!