viernes, 15 de julio de 2011

Uno llega a un lugar, a veces, en el que te mueres de golpe. Has agonizado durante muchos días pero sólo ves el desgarro cuando estás muerta. En medio de una montaña de la que no sabes volver y ni siquiera cómo llegaste. Y ya. Coges la cumbre de la montaña invertida, te revuelcas, te dejas caer, y vuelves. A ascender, a trotar, a cabalgar, sin tener ni idea de por dónde ni del cómo. Pero renaciendo. No hay lugar para otra cosa que no sea otro nacimiento.
Lleno de dudas, de preguntas, de análisis y de estrategias efímeras. Pero ya has resuelto otro cruce. Por ese camino no es. Y eso ya es suficiente.

7 comentarios:

Bill el Búfalo dijo...

Al igual que cuando buscamos el paso del noroeste en los Apalaches. Te acuerdas?

Rizar el rizo dijo...

Algo bueno debe tener el revolcarse por la montaña, si no, no tendría sentido la montaña

La reina de la miel dijo...

Yo sí lo entiendo, pero desde el punto de vista del que se queda en el camino desechado. Los que sois como tú sufrís la hostia, pero hacéis también mucho daño.

Nebroa dijo...

No recuerdo, pero me lo invento! Es parecido, no!?

Rizos! Hola! Cuánto tiempo... Y sí, siempre tiene sentido, lo que pasa es que sólo se lo ves una vez que la has ascendido o descendido...

Reina!... No le he hecho daño a nadie, esto es no he desechado a nadie de mi camino. Yo lo sufro, yo me lo como, yo lo cocino, yo de todo. No hay un otro. Es un escrito por y para mí. Un camino escogido que sólo me dañaba. Tanto que hizo que me perdiese. No sé dónde voy a encontrarme, pero en ese ya sé que no estoy.
Me llama mucho la atención eso de: 'los que sois como tú'... Un día me lo contarás, con cerveza en medio?

bill dijo...

es lo mismo, yo tampoco me acuerdo si me lo he nventado o fue real. da igual. Sí

La reina de la miel dijo...

Quizás proyecté sobre tus palabras, perdona. Es sólo que ya había visto escritas palabras como esas y asumí que.

Nebroa dijo...

Asumiste que había dejado a alguien en el camino?
Lo que ocurrió fue que yo cedí algunos días a un alguien. Entregué las riendas a la espera de algo que no existe (del todo).
Hace mucho tiempo que no dejo a alguien... Hace mucho tiempo que nadie me acompaña ;)