martes, 19 de julio de 2011

Para cuando no puedes ni quieres ni sabes

Tres líneas por aquí, un dossier por allá, un medio guión en el otro lado.
Y nada oye, que la que es no se altera. Ni ganas ni aliento ni penes en aceite, que es lo mismo que pollas en vinagre pero sin decir la palabra polla que tanto me cuesta escribir. Como el otro día que me dijo que se la podía comer y me sentí indispuesta.
Pues eso, siete caminos delante y yo sin las botas puestas. Descalza y con durezas en los pies, tan asquerosas como desperdiciar oportunidades y puertas y luego ponerte a llorar en el umbral de la cama.
No sé, para qué, diré luego.
Por qué no, me pregunto ahora.
Pues porque no puedes hija, del verbo super poderes. Dejar pasar el tiempo, inhalarte media vida en cada rincón y con eso hacerte un collar de lunas llenas.
No hay más.
Este trocito, aquí, en este momento. Escribes y bailas. Para ti y para la danza, que no es otra que la del espejo pidiéndote limosna. Ya llegará, no te preocupes, llegará ese día en el que puedas, del verbo super poder, y te lances a la piscina llena de escoria.
Pues no mira, no te lo crees ni tú. No hay mañana, hay una y griega con una a al ladito bailándote las ganas. La música siempre suena, eres tú la que decides embotarte los oídos de cera.

Anda, date un poco más de tregua, que era broma...

2 comentarios:

Conki dijo...

Buen blog. Te sigo. Te invito a hacer lo mismo:
http://cronicasdeuncapullo.blogspot.com/

Felipe dijo...

Tienes un blog muy interesante, es un placer leerlo.

Quizas te guste el mio
www.muytranquilo.blogspot.com

Saludos y cuidate ;)