viernes, 1 de julio de 2011

I mayúscula

Me habla de esa sensación de pedir una caña, quitarte las gafas y encender un cigarro mirando al frente. De eso que soy aquí dentro aunque llore a veces suplicando un te quiero. Me habla de las cadenas inmensas que sostienen mi corazón cuando quiere destrozarse porque nadie lo reclama. Me habla de mí en el mañana, de ella ahora mismo. De saber que te equivocas y aun así seguir respirando. De errores, de aciertos, de esquemas que deberías cumplir y ya no cumples. De fallar, de suplicar, de mirarte al espejo y seguir amándote por dentro. De no entenderte y quererte. De querer llevarte a otro mundo y continuar en este. De mí. Y de ella. Me habla de escoger lo peor cuando sabes que es lo peor sólo para comprobar que quieres algo mejor.
Del amor.
Siempre hablamos del amor, aunque hablemos del tiempo.

3 comentarios:

silvo dijo...

Te habla de tí misma porque probablemente eres tú misma, por lo que describe. Te habla seguramnete de inquietudes que van con la persona, ellas y los sueños nos mantienen en interacción,vivos...,de amor hablamos siempre ya que estamos condicionados por sensaciones, besos Nebroa!

Frida la Llorona dijo...

¿Cómo hace uno para no hablar de "eso"?
De ese alimento que escasea de un modo tan desconsiderado...
Beso, Frida

Nebroa dijo...

Yo siempre hablo del amor, aunque esté mencionando el odio, o la ira o la tristeza. Al final es todo lo que soy... aunque no termine de entenderse

:)