miércoles, 6 de julio de 2011

Gilipollez XXII

Ayer hablábamos de esos seguros que siempre pagan nuestros padres para nuestro entierro. Sí, el recibo ese de los muertos. Os pasa lo mismo? Que no termináis de entenderlo? :s
Estuvimos sacando cuentas de cuántos funerales se pagan con todo el pastizal aportado.
Y nos liamos, porque nos salía muy poco. Tan poco que le he dicho a mi padre que en mi entierro a ver si en vez de coronas puede haber coronitas para todooos! jjajaja
Qué chispa, eh!?

5 comentarios:

RAX dijo...

... con rajitas de limón y tapones de bourbon... más que chispa... relámpago, jajaja.

Carla dijo...

Pagar en vida para nuestra muerte es algo que no lo llegaré a entender, paguemos por vivir, por disfrutar...

Ana Antón dijo...

A mí no me lo pagan. Osea, en mi familia solo lo pagan mis abuelos por si acaso, pero yo sinceramente no quiero que me paguen desde ya la muerte, porque, sinceramente, espero vivir bastante más.

Carpe diem!

jok dijo...

,,,,JA,JA,,siempre he querido que celebren mi muerte con una fiesta.

Cerocero dijo...

cierto!! yo le he dicho a my mother que eso me da mal rollo!!