sábado, 23 de julio de 2011

Esporádica

También me gusta ser puta cuando tú eres más chulo que nadie.
También me gusta ser perra cuando eres el dueño del único collar que me ata.
También me gusta pertenecerte. Algunas veces.