miércoles, 8 de junio de 2011

Y qué más da el mañana si con el hoy me basto y ya no me sobro

10 comentarios:

rockdelgo dijo...

Mañana es ilusión y esperanza, eso no tiene precio!!
Un beso

PippiPat dijo...

mira que yo lo tenía claro...pero llevo unos día de revolución conmigo, contodo, contigo, conél, conlavida, conloquesea...que sólo veo el hoy! Creo que te lo tengo que explicar con una birra, unas plantas, una miniterraza. O sin birra, o sin plantas, o sin miniterraza...Ósea, contigo

Nebroa dijo...

Ya lo sé rockero. Sin mañana, o sin deseo, como pone por ahí abajo no hay equilibrio. Total, un poco de cada cosa. A lo que me refiero es que hubo un tiempo en el que sólo estaba proyectada en lo que vendrá, en lo que obtendré, en lo que conseguiré. Además precisamente por no estar mucho tiempo 'conmigo' en este mismo instante. Y decía que ya no, que ya no me sobro ;)

Pat, quiero escucharte!!!

manolilloc2c dijo...

mañana es viernes!! y solo eso ya mola! :)

Para dijo...

Lo mejor es lo de "no sobrarte" y eso que parece una bobada pero que verdad!!
Viernes! y se acercan las vacaciones...

Comando Dharma dijo...

al prender una barra de incienso damos lugar a que realice su naturaleza original.

A partir de ese momento vida y muerte se producen a la misma vez hasta su extinción.

Me da igual el pasado, me da igual el futuro, será que ya me estoy haciendo viejo y practico el "desapego por cojones".

Ese instante en que se procucen sin causa ni efecto, la vida y la muerte, es todo lo que tengo.

Toni

Nebroa dijo...

Manuel! no se te habrá escapado el jueves por esperar el viernes, no!?

Para; esa es la verdadera esencia de la frase. El todo. No sobrarme ni querer perderme de vista. Es, hoy, el "logro"...

Nebroa dijo...

Toni... Hola
Intuyo que has pasado por los caminos que yo ahora transito, intuyo que has llegado a otro momento de los que a mí me esperan. Yo sigo un poco en el tunel y un poco en la luz. Así, a medias casi todo. Pero viviendo y experimentando, aprendiendo a quererme, a observarme, a no juzgarme. Vaya, todo lleno de 'noes'...
'El desapego por cojones', me gusta. De tanto repetirse en mi vida la misma lección, la aprenderé, vaya que si la aprenderé. En esas estamos.
Para tu última frase aun me queda camino, supongo. Si al leerla no ha venido a mí como lucidez es que aun hay capas que derribar...
Gracias por venir, de verdad

Comando Dharma dijo...

el espíritu vital, iconoclasta, arriesgado de tu página me fascina, recuerdo que cuando era niño siempre llevaba peladas las rodillas, y eso era perfecto, me gustaba enseñarlas a mis amigos, mis heridas de guerra, el heroe de mi calle era el chico del brazo roto, un ojo morado era un tesoro a compartir.
Cuando crecemos ya no queremos heridas, lo que antes era señal de fortaleza ahora señala debilidad o torpeza.
Todo viene del punto de vista o de lo que imaginamos como debe ser y, no es.
lo que ahora es, para ti es perfecto, lo que vendrá tambien lo será.
toni

Nebroa dijo...

Mostrar las heridas tuvo un objetivo. Al inicio de este blog las mostraba para verlas de frente. Me pasé escondiéndolas y haciéndome la fuerte mucho tiempo, hasta que las abrí de lleno para exponerlas. Así también gestioné el juicio impuesto por mí haciendo juego con el que los demás invertían.
Ese tramo pasó.
Ahora, que las heridas no van a un escaparate para que las admiren si no para sumergirme en ellas de otro modo, sigo vertiendo aquí, a veces, algunas de las que me arden dentro.
Sé dónde están mis heridas, y sé que no quiero seguir utilizándolas como único puente al amor de dentro. Pero como dices, ahora esto es lo que es. Y es perfecto. Después habrá otra 'perfección' que experimentar.
Negarles la mirada a algunas de ellas, ahora, no sería apropiado. Están, y si las rechazo me rechazo a mí. Y estoy en el tramo del proceso que abarca precisamente aceptarme y amarme tal y como soy ahora. Contaré el siguiente paso. Seguramente... O no.
Gracias, otra vez, por mostrarte