viernes, 24 de junio de 2011

Magia

Ahora que me revienta el corazón convertido en sexo puedo escribir que te quiero. Y después todos esos verbos que se te han pasado por la azotea. Decir que te quiero hacer el amor. Bailarlo, encima tuyo, ya sabes, aunque no tengas mi cuerpo sobre el tuyo. Te lo haré, despacito y sin prisas, creyendo que si freno más, llegaré tarde al lugar donde descansas. Así correré, te correré... lagunas en la espalda, y ríos en el pecho, y me inventaré un mar de saliva para regalárselo a tu boca. Tu boca, la que abre cuentos, historias y otros sueños. Tu lengua. Tu nuez. Tu nuez sin utilidad en otro tiempo como nudo para mis dientes. Rastrear con las cuerdas vocales tus canas y tu vejez, deshacer las arrugas que le han salido a tus ojos de no parar de llorar sin llorar. Tocarnos. Como gatos en celo, como gacelas corriendo, como corredores sin tiempo. Fundirte. Destrozarte. Lamerte. Masturbarte. Y luego le preguntamos al mañana si de nuevo le apetece hacer con nosotros viento, o brisa, o huracán o terremoto en las piernas del otro. Aquí, entre los muslos tengo una cueva prehistórica, un hueco sin relleno, un agujero desierto. Tú un faro esbelto, una rama de árbol, una varita mágica. Te espero, donde no existe la muerte, en el ritual eterno. El que sin tocarnos sigue existiendo.

5 comentarios:

Maeve dijo...

Justo patato...Entre tú y el otro me dais las tardes.

Pablo dijo...

Tú si que tienes magia..



PD:

M.C.E.M.P.V.!!
Joder!!!

Nebroa dijo...

Maeve... No sé dónde meterme

Pableras... quiero un sombrero para meterme dentroooo!
Ya me explicarás eso que te he preguntado en el correo jajaj

AN... dijo...

Aaaahhgg que me da el arrebato ...me ha gustado las descripciones ... Jajaja lo de la cueva y el faro ... Lo has clavado ... Jaja

Nebroa dijo...

Jjaja te estaba esperando!