miércoles, 8 de junio de 2011

Conformidad

Dice una: Sabes? creo que es el hombre de mi vida
Suelta la otra: Anda coño, lo que daría yo por encontrar al hombre de mi día

5 comentarios:

Minuet dijo...

Genial... la segunda es una tía con la cabeza muy bien amueblada, yo incluso daría lo que fuese por el hombre de mis 3 horas, no más...

Besos presentes...y de chocolate

Para dijo...

E incluso de menos tiempo

Nebroa dijo...

Yo no te creas, le doy bastantes vueltas a mi propia frase. Si quiero y escojo un hombre de mi vida, tal vez eso es lo que obtenga. Aunque mi deseo no es ese, desde luego. Puedo ocultarlo, maquillarlo y hacer frases que suenen bien y suenen a tanta fortaleza interior que casi asusten. Pero mentiría si lo dijese en voz alta. Si me dejan escoger, y en esas estamos, en escoger mejor vida, escojo más tramo del camino que un sólo día :)

Para dijo...

Lo que no podemos procesar ( yo ni puedo ,ni se si realmente quiero) es que nuestra vida es hoy, ahora mismo.
Y claro luego esta lo de saber escoger, o saber dejar que te escojan, o al menos tener la oportunidad de ambas cosas.

Nebroa dijo...

He cometido un error ahí arriba! Donde pone el primer 'hombre de mi vida' lo que quería poner era 'hombre de mi día', claramente!!

El deseo sé cuál es, y lo que no quiero es maquillarlo. En esas estoy, en no esconderme. Y además en analizar el por qué del deseo. Por eso de que a mí me gusta analizarlo todo!

Yo sí quiero procesar eso, Para, quiero creer que sí, que mi vida está aquí y ahora. Pero para mí aun no es eso. Es eso pero también deseo, y sueños, y esperanzas. Ambas dos podrán equilibrarse? apuesto a que sí, porque hay personas que así lo viven. Si ellas pueden, por qué yo no?

No sé qué traerá la vida a mi realidad, pero si depende de mí, tengo claro lo que escojo.