martes, 10 de mayo de 2011

Y en los tejados encontrarás cometas que te lleven volando al destino escogido, mirando abajo, al antes. En el subsuelo quedarán los rastrojos de un pasado que grita por no volver a repetirse.
Aquí en el cielo los horizontes no tienen fin ni una línea recta delimita los mares.
Aquí.
Desde arriba puedes ver lo que fuiste y aquella en la que quieres convertirte, volando, surcando un destino con núcleo en el centro mismo del corazón que creías de hierro. Ni lo eres ni lo fuiste, sólo te equivocaste de gafas. Lo tienes dentro, las ganas, la voluntad y todos esos territorios en los que si pisas con ahínco no se estropea el paisaje.
Abajo queda el lastre, la mochila de piedras encaramadas a tu estómago, pegadas a ti como rémoras de un destino alborotado. No.
La libertad no lleva cadenas que te atan a lo que ayer parecía amor aunque nunca lo fuera.
La libertad no mira eso, ni siquiera inventa lo que vendrá, la libertad está aquí, dentro, tan dentro que jamás se escapa, te espera, tan paciente que tienes toda la vida para encontrarla.

8 comentarios:

Toni Barnils dijo...

Si fuera tan sencillo extrapolarse de uno mismo, ver dónde estás, situarte en otro plano y ver tu destino, tu realidad, así sin lastres...me gusta la uotpía. Posible?...no se.

Un saludo

Nebroa dijo...

La utopía, como leía hoy por ahí... ten cuidado con cuál es la tuya, no sea que se cumpla. Por qué no podrá ser real? por qué no habrá muchas cosas reales que por desconocidas nos parezcan imposibles?
No sé si podré salirme de 'mí' para verme con perspectiva, pero sí que se puede observar, analizar, investigar quiénes somos y cómo vamos actuando. Es una manera de aprender, no? Para mí sí :)

Alberto Ruiz Castillo dijo...

sólo tres palabras: cómo me pones!

manolilloc2c dijo...

ummm la libertad es de lo mas vailoso que tenemos, es algo que no se le puede quitar a nadie ni aun encarcelandolo. la gente que no lo entienda deberia de pillarse una cometa

Para dijo...

Si empezamos pensando en que es una utopia, que es irreal, asi nunca tendremos ni la mas remota posibilidad de llevarlo a cabo, porque negando la opcion, evitamos tener que intentarlo y...
Aprendiendo siempre.

Toni Barnils dijo...

Cierto, muy cierto.

Sese dijo...

Qué bonito sería subirse a esa cometa y dejar que el viento descubriera nuestro destino, por supuesto acertaría.

También sería bonito subirse a un viejo Chevy y que fuera la carretera quien decidiera nuestro destino.

Me conformaré con escuchar una buena canción que hable de ello.

Un abrazo

Nebroa dijo...

Albert... No tengo que decirte lo que haces tú conmigo, no? Pues eso

manolillo... Hay demasiadas voces que no lo entienden. Y mira que hay cometas para todos, eh? Pero nada, que no las quieren!

Para! Me encanta lo que dices! Efectivamente, es una premisa estupenda! Si de primeras nos lo negamos, ni siquiera probaremos! Qué menos que... poner en duda algunas afirmaciones, por eso mismo la última entrada :)

Tony, avanti pues!

Sese... las cometas también vuelan en el suelo, y también son un volante, y cuatro ruedas. Y ganas de emprender caminos. Dime cuál te has puesto :)