sábado, 21 de mayo de 2011

Indagando

Ya sé que no contestaréis precisamente aquí, pero es o no es una buena pregunta para reflexionar acerca de qué o a quién estamos dejando que nos limite?

¿Qué harías diferente si supieras que nadie te va a juzgar?

Visito este blog con frecuencia, y sale de ahí mismo

14 comentarios:

Minuet dijo...

Muy buena pregunta, hace que bucees en el Yo, sorteando a los cancerberos de las normas...

A mi no me importa contestarla aquí (ahora que nadie nos oye)..


¿qué harías diferente si supieras que nadie te va a juzgar?
Si nadie me juzgase, ni yo misma, me habría separado de mis padres hace mucho tiempo, habría puesto tierra de por medio entre ellos y yo. Habría dado de hostias a mi padre (las mismas que merece) y a mi madre la hubiese dicho verdades como puños, despreocupándome por completo de aquello que ella misma está eligiendo y consintiendo... si pudiese, hubiese partido sin remordimientos, a vivir mi propia vida...sin arrastrar miedos ni fantasmas familiares

Buenísima entrada, eso si, para valientes como tu, Nebri..

Bsos desde la sinceridad mas absoluta

Nebroa dijo...

Si la entrada es para 'valientes como yo' y tú las has contestado con sinceridad y abierta en canal... entonces, tú, antonia de mis amores, también eres valiente.
A veces el simple hecho de saber qué haríamos si no nos juzgasen, qué diríamos si no pensásemos en el miedo, qué tendríamos si bla bla bla, ya es de por sí un hecho de valentía, de saber mirar de frente lo que para otros pasa oculto toda una vida.
La cuestión es si quieres ahondar más en la aventura de ser tú misma o dejar aspectos sin tocar. Tú decides, y saber que tenemos la elección al menos nos permitirá no vivir enclaustrados en la queja. Y eso ya es un paso adelante ;)

Minuet dijo...

Andemos pues Nebri, estoy dispuesta a seguir indagando en mi... así que cuando quieras preparas otro "marujeo para valientes" ;D..

Gracias, por TANTO y sobre todo por volverme a llamar "ANTONIA de tus amores", JAJJAJ ME ENCANTA...;D

Bsos de chocolate y buñuelos, a los que no renuncio ni por el bikini mas diminuto

Toni Barnils dijo...

Es tan sencillo, o lo veo así, como elegir a personas por sus mérito y cualidades y, si no sirven, se cambian y punto. Y nada de sueldazos como retiros póstumos....es tan larga la lista de cosas

Cerocero dijo...

buf...
hacerme un pearcing en la nariz y otro en algun lugar mas discreto xD.
pintarme los labios de rojo los sabados.
hacer top lees en la playa delante de mis amigos y familia.
decirle al tio que me gusta: oye, me das tu numero ? y qeu no piense que soy una fresca.
decir mi verdadera edad cuando me la pregunte un tio...

AN... dijo...

Si no me juzgaran ,que haría ... Dios, madre mía... tengo una lista con los top ten de personas a las que mandaría tomar por culo en su puta cara y luego tengo unos 40 a los cuales les daría una patada con carrerilla en mitad de la seta o testículos ( yo en estos casos no hago distinción de color o sexo ) ...estoy fatal lo se .

Nebroa dijo...

La siguiente pregunta es: Y qué parte de mí no me deja hacer lo que quiero hacer? Qué pierdo? De qué no quiero desprenderme? En qué me beneficia seguir haciendo lo mismo?...
Mmm... ahí lo dejo! :p

Lenka dijo...

Si no tuviéramos miedo a ser juzgados haríamos montones de cosas. Unas serían liberadoras y estupendas, y en otras seguro que nos pasaríamos tres pueblos!

- Yo tendría con mi padre una charla muy seria (que nunca he tenido por el temor infantil a que él me deje de querer)
- Diría más de cuatro frescas a mucha gente (cosa que no hago por miedo a que algunos me dejen de querer y por miedo a que otros piensen que soy una vacaburra maleducada)

Más que nada, eso. Por qué no lo hacemos? Yo te lo he puesto entre paréntesis. Casi siempre (creo) por miedo a qué pensarán los demás. Por miedo a dañar a quienes nos importan (y que dejen de querernos), por miedo a montar una guerra con quienes no nos importan (y que piensen que somos unos cabrones)... Creo que es sobre todo cuestión de culpa. Nos enseñan a sentir demasiada, me temo.

En realidad no nos beneficia seguir en las mismas. Lo que pasa es que somos animales de costumbres y uno se habitúa incluso a lo malo. Y da miedo pensar en los posibles cambios, incluso cuando todo apunta a que el cambio será a mejor. Nos decimos: "y si es a peor????" Y nos quedamos sin hacer nada, porque más vale malo conocido. Así somos!

Buf, y aunque me queden muchas cosas pendientes al menos me alegro de haber espabilao tanto. Porque hace algunos años yo era de las que no tosía por no ofender, aunque me estuvieran machacando. Vaya si merece la pena plantarse y defender lo de uno! Se lo recomiendo a todo el mundo. Pero no, no es fácil, yo aún tengo cosas en el tintero.

Diferido dijo...

- Decirle guapa a todas las mujeres con las que me cruzara por la calle!

Lenka, (ante todo leeme bien, que no quisiera que sientas que lo que escribo es juzgarte) de verdad crees que tienes tanto poder como para insertar sentimientos en los demás? Me refiero a que, de verdad crees que alguien puede dejar de quererte sólo porque le digas lo que quieres decirle?
De verdad crees que puedes dañar sólo con tus palabras?

Creo firmemente que cualquier persona es incapaz de provocar un sentimiento sobre otra, ya sea bueno o malo... De hecho creo que si yo voy por la calle y suelto un GILIPOLLAS!!! al aire, la mitad de las personas que lo escuchen me pegarán un bofetón y la otra mitad se descojonará de la risa...

Me se entiende, oiga?

Nebroa dijo...

"miedo"... Al final casi todo empieza por lo mismo. Miedo al qué dirán, miedo a que dejen de quererme, miedo a que piensen de mí algo que (no) soy, miedo a las etiquetas, a los patrones, a los esquemas...
En realidad se basa en el temor, o eso parece.
Hay miedos que no hay por qué derribar, claro, uno se instala en ese espacio de confort (hola dife) en el que aunque las cosas vayan regular, sigue habiendo 'ganancias derivadas'. Uno cree saber que cualquier otro resultado traerá más inconvenientes que beneficios.
Para mí lo más curioso es que, dioos, qué listos somos, sabemos antes de que suceda lo que va a suceder! Por dios, nos deberían poner una estatua al mejor adivino del mundo! :p
No sé, yo me he quitado muchas cosas, como dice Lenka, se te queda un buen cuerpo que pa'qué! Y estaba pensando y pensando y pensando... y creo que ahora mismo, en este preciso momento, hago todo lo que me da la real gana... No hay juicios externos que me paralicen, el único que me bloquea de vez en cuando es el interior, y gracias a dios, por ser mío propio, puedo derribarlo. Depende de mí. Y con ellos estoy... Por ejemplo, aun no me he decidido a poner todo lo que escribo en una cosa de esas con portadas por un juicio interno. Peroooo lo haré! Hombreeee

Sese dijo...

Pues lo inconfesable.

Aunque eso sí sin invadir lo ajeno

PazzaP dijo...

Me libraría del miedo.
Y sin él, se me ocurren tantas cosas...

Sobre todo en inteacción con los otros que también sabrían que nadie les iba a juzgar...

¡Qué gusto leer comentarios tan buenos!

Hola Diferido. Estás Diferente. Muy guapo por cierto...
:)

PazzaP dijo...

Y qué parte de mí no me deja hacer lo que quiero hacer?

Mi juez interno, apoyado por mi miedo emocional. Teniendo en cuenta que mi juez es un programa mental que me instalan de pequeña, y que está lleno de consignas que no siempre sé por qué están ahí cortándome el paso.

Qué pierdo?

Más que perder, que ya digo que es el juez interno lo que perdería, es lo que gano: una libertad y una responsabilidad sobre el uso que le doy a esa libertad que a veces da un vértigo de no te menees del sitio...

De qué no quiero desprenderme?

Eso allá cada cual con lo que le compense conservar. Pero ya digo, más que un tema de desprenderse, es una sensación de vacío extraña que no puede llenarse sino de responsabilidad plena por uno mismo, por lo que dice, y sobre todo por lo que hace, lo unico por lo que en verdad nos recuerdan...

En qué me beneficia seguir haciendo lo mismo?...

Eso es variable,según las personas. Aunque de todas formas es infrecuente verlo como beneficio. Generalmente el esquema básico es no poder hacer algo porque algo o alguien me lo impide. Y entre que el otro cambia y no, yo me beneficio de la excusa de que no puedo, de que es difícil o incluso imposible.

Eso no es un juicio, es lo que es: un no tomar las riendas yo, porque me da miedo que me juzque el otro y ya no me quiera.

Nebroa dijo...

Y concluir que en la necesidad de ser amado está la cuestión. La necesidad, que me quieran, que no se vayan, que se queden conmigo. Y así creemos que si nos mostramos tal y como somos no van a querernos los mismos. Y mirarte en el espejo y ver que si nos queremos tal y como somos, nosotros mismos, con todo, con el completo, la necesidad del amor externo disminuye. Me quiero, me acepto, me perdono y me muestro transparente. Al no necesitar de forma exagerada la aprobación externa por tener una propia y personal, el miedo se va desvaneciendo...
Hola!!