martes, 24 de mayo de 2011

Cuando cuesta descolgar un lunes siendo martes

Despegar del infierno y soltar la piedra enorme que condena tus pies al fracaso. El lastre roído que hace desaparecer el mañana, y el hoy.
O quedarte pensando en cómo cantarán los pájaros si te oigo cerca, o cómo rastrear un sendero por donde nunca haya pasado nadie.
Y despegar de nuevo, soltar las cuerdas, deshacer el nido donde la paja se empeñaba en arañarte los ojos.
Deambular por los andenes de una carretera negra por donde hace ya demasiado tiempo que no pasa ningún coche. Ni cometas.
Soñar despierta con dragones de metal que vienen a cogerte de los brazos para subirte al cielo. Olvidar. Avanzar.
Abrir la ventana de lo que parece improbable. Detener el tiempo y quedarte sólo con la brújula. Dirección 'mejor'.

3 comentarios:

Toni Barnils dijo...

Dirección "mejor". Antes soltar el lastre que nosotros inventamos...excusa "peor"

un abrazo

PazzaP dijo...

Dirección 'mejor'.
Sin olvidar que 'peor' no existe sin mejor, y viceversa.

Planeando sobre el equilibro.
Oscilando entre los extremos, tanto y tan largo como uno mismo elija...

Hay que aprender, claro, que vivir nos lo dan hecho, pero no es un proceso acabado sino algo con lo que empezar y seguir hasta ni se sabe...

Nebroa dijo...

Dirección 'construirnos de nuevo'... mejorando Toni. Claro, como referencia tenemos lo que sentimos. Quiero sentir mejor? Sí. Pues allá voy! Y tú?

Paz... En esas estaba ultimamente (en esas y en otras trescientas). No hay un lugar al que llegar y desde el cual ya no te muevas, no alcanzamos ese 'mejor' como finalidad. Es un peldaño. Y desde ahí, otro 'mejor' que visualizar para llegar a sentirlo.
Y los extremos, aprendiendo a relativizar lo que otras veces fueron sentencias... Sin parar de aprender, sí. Eso, lo que tú dices y tan bien como lo dices