viernes, 1 de abril de 2011

Tenemos esta peculiar forma de mirar atrás cuando antes no había nada. De repente un alguien con ojos dorados aparece detrás del telón que estaba descolgado. Y te ves creando imágenes de un futuro que no existe, incierto y sin embargo ya demasiado atado. O de las otras, qué éramos cuando aun no nos habíamos dicho verdades. A mí me gustaría saber cuándo fue la primera vez que me viste cabalgando sobre tu mundo, o que me contases qué te hizo verme más alta que otras. Y ya ves, es sólo un capítulo que se cuela en todo el libro inacabado que llevo colgando. Pero aun así, me gustaría saberlo. Será la heroína de siempre que, como siempre, quiere sentirse como nunca.

2 comentarios:

Cerocero dijo...

buuf! yo tambien quiero saberlo?! cuentame si tu lo consigues!

Nebroa dijo...

Lo cierto es que en vez de preguntar lo que hago es calmarme. Dejar las ansias de conocer para otros momentos. No alimentar a la heroína... Dejarla pasar de largo :)