domingo, 17 de abril de 2011

Por qué no? Meternos en el bosque e ir apartando las ramas, volvernos piedras y depredadores, sol y lunas llenas para revolver el horizonte. Y luego encontrarnos a mitad de camino entre tu libertad y la mía, escogiéndonos. Decididos y en calma. Tú conmigo y yo a tu lado para seguir creciendo.

3 comentarios:

Su dijo...

Quién revolviese ese horizonte...

Toni Barnils dijo...

Creciendo en el bosque, aprendiendo el uno del otro....

Nebroa dijo...

Su... Yo quiero. Sí, quiero.

Toni, bonito cuento, verdad?