sábado, 2 de abril de 2011

La puta primavera

...Y pasión de esa enlatada, y derrotarnos con la lengua, y mentirle al viento, inventarnos que nos comeremos el cielo cada tarde e imaginar que las noches nunca se acabarán. Beber, vivir y olvidar que antes sobrevivíamos. Todo alterado, todo desbocado, todo esbelto. Las puertas, el techo y el suelo. Eso, ver suelos en cada esquina, donde tumbarnos a tomar un rato de luna llena para después esconderla en el bolsillo izquierdo, al ladito de los otros sueños. Ains... Y si luego creyésemos en milagros, como cuando los ramones la cantan, y una de loquillo sonando siempre en la nuca, y el Bruce en la solapa, para olvidarnos que hubo un invierno en el que estábamos apagados. Brindar por el rock, con todas esas bocas que se llenan de música al hablar, y bailar sin mover una pestaña. Joder, puta primavera que me saca el instinto animal por los poros. Y el otro, el que llena de abrazos las mañanas, y en medio de los deseos un cuento, y un cuento colándose en la realidad. Y creerte que la vida es un puto infierno donde tú siempre eres hielo capaz de fundirte. O lo contrario y arder en la lengua de otro. Sí, y todo lo demás...

4 comentarios:

PazzaP dijo...

Sí que te sacan de quicio las hormonas... :)

Nebroa dijo...

Las tengo controladas...
(Es mentira! jajaja)

La reina de la miel dijo...

Es como si te brotaran las palabras del mismísimo coño. O del corazón, como quien dice.

Nebroa dijo...

Me encanta reina... me encanta. La verdad me encanta. Beso