sábado, 23 de abril de 2011

En estos días

Transformación y encuentro, conmigo y con lo externo. Para limpiar y abrir los surcos por donde pueda colarse la vida. Canalizar la furia con la que me agito por dentro, el intenso movimiento que me habita. Buscar la calma y la serenidad. Deshacer nudos ligados a mi espalda como las alas que otrora me inventé para salir volando. Volver al suelo, por dentro, para renacer y vivirme. Poner tiempo y espacio entre lo que me daña y lo que soy en realidad. Retomar las riendas, elegir y escoger. Cuidarme, protegerme. Desde lo que soy capaz de decirme para morirme durante siete minutos hasta los silencios que deja un amor cuya esencia no conozco. Días clave, días de vértigo, días inquietos, días intensos. Apoyándome en todo lo que tengo y siento para seguir trotando por la vida como luz envuelta en esta piel de color carne. Agradeciendo, ampliando, abriendo. Sobrepasando los momentos donde la pena, el dolor y la angustia se apoderan del todo sin olvidar que detrás sigue habiendo montones de ríos en los que bucear.

3 comentarios:

Alberto Ruiz Castillo dijo...

Hacia tiempo que una tia de pelo corto y pinta de chula no me abrazaba como lo has hecho hoy. Me hubiera quedado todo el dia escuchandote esas ganas de Vivir que tienes.
Gracias por hacerme recordar.
Estoy.

PazzaP dijo...

Y es que tras esas palabras de Alberto que retratan un directo espléndido, nada virtual puede añadirse que no sepas tú, ya, neña, eh...

Que te explicas de vicio cuando estás lúcida, nomás...

Nebroa dijo...

Alberto... No sabes la luz que desprenden tus ojos y las ganas de conectarme con ellos que me entran al verte! Bueno, qué coño! sí lo sabes!
Seguimos

Paz... La gratitud que siento cuando apareces es comparable, como mínimo, a lo que cabe en el universo entero!