martes, 12 de abril de 2011

Derribando

Y frenar las ganas y el deseo y los huracanes que me llevan a tu cuello, atarme al costado de las penas para no ponerme de rodillas en tu encuentro. Alejar el olor que me lleva a tu centro, y a tu pelo y a esos jodidos ojos que se hunden entre las montañas de mis imaginarios besos. Convertir el sexo en otra cosa, olvidar que descenderte, taladrarte, cabalgarte y morirme contigo empotrada en las paredes puede no parecerse tanto a tocar el cielo. Comerme el sol que te recorre la ropa, la camisa, lo que esconde tu pantalón y las solapas. Esconder las irrompibles cadenas que siempre tienen un final en tu boca. Y la lengua. Y tus piernas. Y dejar de recrear que me revientan tus dedos paseando entre mis rincones. Maldita primavera con hormonas en las piernas, con sudor en las cejas. Cargarme con los dientes las arrugas que le dan sombra a tus labios. Quebrantar las escenas que me invento desnudándote en el salón de tu casa donde un día nos creímos eternos. Bailarte. Tirarte al suelo. Comerte. Y luego quitarme la sed bebiéndote. Y volver a empezar por el principio que nunca nos ha sucedido.
Y en el siguiente mini segundo asesinar de repente todo lo que me invento.

5 comentarios:

Minuet dijo...

..momentos así, no merecen ser asesinados....

Tus letras derrochan erotismo, ganas y disfrute, ¿que también añoranza, deseo frustrado, y decepción?,..bueno ¿y que no lo hace?...

No mates tu instinto, a mi me impresiona y me encanta...

Bsos, subidos de temperatura, y no por la primavera..

Nebroa dijo...

Al final es que no creo que se pueda hacer otra cosa con eso. Es decir, puede que no se vea plasmado en la realidad que perciben los sentidos que conocemos. Los cinco esos que establecen como únicos. Otra cosa es que sea factible dejar de sentirlo por dentro en esos otros sentidos que aun no han sido establecidos como únicos. El asesinato venía para lo externo, para la realidad de fuera. No para la que sigo llevando dentro.

AN... dijo...

Ahora entiendo porque los capullos florecen en primavera .
Me tatuo la frase.... cabalgarte y morirme contigo empotrada en las paredes .Lo que no se si la frase se quedara corta, para ponerla donde me gustaria...

Nebroa dijo...

An! Hay más que nunca? Es imposibleee!! :p
'Cabalgarte y morirme contigo empotrada en las paredes'. Pues oye, dicho así, suelto, tiene su punto, sí... Mmm... Si me lo dicen un día te llamo para celebrarlo :s

Minuet dijo...

Nebri, ¿por qué matar lo que se ve al exterior?..igual deberíamos mirarnos mas por dentro y desde luego importarnos mas lo de dentro que lo que desde fuera se vea o piense, se sienta o se deje de sentir..al fin y al cabo acabar con lo de fuera, y seguir sintiendo por dentro no es mas que una contradicción que puede usarse de autoengaño, no más...

AN, cuidado con los tatuajes y sobre todo con las zonas...jajaj..no vayas a asesinar aquello que no deseas.. ;)...

Besos a ambos