jueves, 10 de marzo de 2011

Y escribir versiones de ti, de ambos, de una que empezó a crecer.
Volver a leer el pasado, temblar en la orilla, amanecer.
Hilar un nuevo destino, crearme.
Como cometas sin cuerdas.
Destrozar tu ayer. Parir un mañana.
Me sobra ingenio para fabricarte de madera y sueño.

Inventarte. De nuevo. Otra vez.

Y así en todos los siempre.
Agoniza sin verdades el mundo eterno que me vendieron

2 comentarios:

Minuet dijo...

No agoniza tu mundo, creas a cada respiración, vives en cada suspiro y reinventas la esperanza con cada una de las veces que te zambulles intentando ahogarte en el pasado y sueñas con un futuro aunque sea creado a medida y de madera, como tabla de flotación...
Estas mas viva que nunca, estas igual de viva que siempre... y te echo de menos

Besos de chocolate y buñuelos...amiga

Nebroa dijo...

Minu, que sepas que este y otros post que dejaste anoche le sirvieron a este alma cabizbaja para levantar algo la frente, la falda (que me he puesto esta mañana) y volver a mirar arriba. Y gracias. Muchas, de las de verdad