martes, 1 de marzo de 2011

Verdades y otras risas

Hace mucho tiempo que no le cuento a un hombre lo que hago con mis horas. Me río con ella exagerando el momento, citando que la última vez quizá fuera en la confesión del día de la comunión. Nos reímos. Siempre nos reímos. Sé que me mirará por encima del hombro porque ahora ya tiene novio. Incluso me pregunto cómo es que aun me habla por el feisbuk! Se dan la mano y todo por la calle! Ahí hay mojete! Llevamos al extremo las risas, metiéndonos irónicamente al centro de los dolores, de las penas y las ausencias. Yo no tengo unos ojitos a los que contarles que mi elíptica no tiene sillín, que medito cuando conduzco, que lo que más me gusta del invierno es sentarme en una terraza y creerme que el sol me está cargando de energía como si fuese la protagonista de matrix ni si en el taller de mañana hablaremos de cómo construir un relato que llegue a taladrar el corazón de alguien. Me río. Me río de verdad, no de broma. Aunque detrás haya una gran verdad.

3 comentarios:

CM dijo...

Nos reimos porque... llorar ya lo hemos hecho otras veces y mola mucho menos.
Nunca jamás te miraré por encima del hombro, jajaja... que idiota eres coño! jajajaja...
Mañana te veooooo jijiji!!
Besotes.

Minuet dijo...

Nos reímos con la misma risa, porque no hay otra, porque si dejamos de reirnos dejamos que el vacío nos gane, y si algo tenemos claro es que "somos viejas en estas batallas", Nebri, no hace falta atrincherarse, podemos ir al lado de las abanderadas, y aunque ellas lleven las manos llenas, nosotros podemos tenerlas extendidas para pillar lo que nos llegue, eso si, esquivando balas, niña...

Y sigue riéndote, nadie mira por encima del hombro por haber encontrado pareja, jaja (tiene otros sitios donde mirar)..;) jajaj..jajaj ademas se me ocurre que, teniendo tetas, ¿quien mira a los hombros? ;)..(Momento payasa Antonia)

Muachhh.. a las barricadas..jajaj

Paolo Futre dijo...

¿tu elíptica no tiene sillín?