sábado, 12 de marzo de 2011

Teníamos el pelo enredado, el flequillo me daba latigazos en la frente, había demasiado aire revolviendo tu nuca, un viento demasiado denso, no te lo parecía? Me refiero al abrazo, y a cogerte de la mano. Todo era verdad, pero no estaba toda la que tengo en las suelas. Te hubiera dicho, te hubiera contado, te hubiera regalado mis pulmones temblando. Quería absorberte los labios. Sé que no es mía tu boca, también sé que si la tuviera todos los días, ya no la querría. Porque la tuve una vez, volando entre mis labios en noches de alquiler, paseándose por las mañanas, volviendo de madrugada cuando fingíamos ser normales. Yo nunca fui normal, lo sabías, verdad? Y nos dejamos a media tarde, queriéndonos. Pero no queríamos aburrirnos. Yo por aquel entonces me aburría de todo, conmigo sobretodo. Hostias, me duele el pecho, agonizo un poco. Querría tenerte un ratito conmigo y que tu vida siguiese intacta. Y tiemblo. Sé que no volveré a tenerte aunque te tenga aquí al lado. No voy a buscarte para contentar a la insensata que a veces vive por mí. Pero cómo me gustaría, ahora, ponerme dentro tu lengua y volar por encima del mundo durante cinco minutos. O diez. O lo que nos queda de vida.


6 comentarios:

Maeve dijo...

Nada inteligente que aportar. Gracias al vídeo, en este momento, carezco de riego cerebral. Muchas gracias. De verdad.

Minuet dijo...

Cuando te conocí, era yo la que te decía, lucha, vive, revive, no te marques objetivos, no pienses en el futuro, y acumula momentos, si tienes qur gritar, grita, si tienes que buscar, busca...
Querida Nebri, ahora eres tu quien me ha dado la lección, desde tus letras, tu silencio y ahora lo que tengo como mantra es esto que tu ahora dices:

No voy a buscarte para contentar a la insensata que a veces vive por mí.

Ahora estoy decepcionada de tanto decepcionar_me

Besos de una humilde aprendiz, que intentando saber, se hizo mucho daño...

PD: en mi bar ya no se sirve chocolate con buñuelos, pero si quieres pasarte para tomarte un gintonic de esos ando sobrada...
Ahh, a falta de Quique me quedo con este vídeo..muachhh

Nebroa dijo...

Maeve... Eddie transforma el intestino, a que sí? Eddie y esas cosas que se le parecen... El amor, por ejemplo.

Nebroa dijo...

Minu, si te hiciste daño intentando aprender, aprendiste al fin y al cabo, no? Lo malo de las aventureras es que nos gusta aprender pero sin fallar. Y creo que en ningún sitio pone que tenga que ser así. Nos inventamos que saldremos victoriosas siempre, que nada nos perturbará, y cuando llegan las decepciones (por expectativas erróneas) nos venimos abajo. Hemos aprendido muchas cosas, no las vayas a echar por tierra ahora. Somos y seremos corazones de esos inconformistas, y seguiremos buscando no se sabe muy bien qué, pero viviremos. Con eso basta. Vivir, aprender, errar, levantarnos, morir y resucitar de nuevo en cada esquina... Respetando hasta las esquinas donde, por obligación, estamos condenadas a creernos muertas. Y luego más, y luego otra vez. Y después otro rato. No te acuestes ni te tumbes encima de los errores eternamente. Sólo un rato. No dejaré que estés más tiempo del necesario...
Aunque no sirvas chocolate, ni cervezas, ni gintonic, seguiré estando...

Minuet dijo...

Sabias y, sobre todo, palabras que me sirven de mucho AMIGA... muachh , gracias Nebri... y si, ¿quien dice que no se sufre aprendiendo? y si, he aprendido mucho, y tu has estado durante el proceso de ensayo- error..

Besos por compartir tanto...

Nebroa dijo...

Ojalá nos sigamos viendo, aunque sea en las esquinas más crueles... Abrazo largo