sábado, 5 de marzo de 2011

Sólo nos queda el tiempo, lo desconocido, el inmenso valle insultantemente vacío y desprovisto de alientos que sugieran vida. Una cima sin coronar, una corona de rey destronado, un trono de terciopelo transparente. No veo nada si me pongo las gafas de cerca, no hay futuro con letrero de bar esperanza. No hay mañana con llanto eterno. Nada. No tenemos nada que no sea el tiempo. Intangible. Insano. Indoloro. Todo abierto. Da demasiado miedo.

4 comentarios:

Minuet dijo...

Niña..., pásate por mi blog, tengo el honor y el placer de dejarte un premio para tu blog allí..

Besos, tu Antonia

Nebroa dijo...

Minu... Gracias. No por el premio, sí por estar. Beso
Ya veré si cuento siete cosas de mí. Creo que lo he contado todo ya! Me ha gustado lo de que pregunten! Crees que le intereso a alguien!? jajaj

manolilloc2c dijo...

Hola a todos, soy un fiel seguidor de este blog y queria invitaros a todos a visitar mi nuevo blog, espero que os guste tanto como a mi este.
http://loquetedijeaqueldia.blogspot.com/

PazzaP dijo...

El tiempo como carácter propio del estar, mas no del ser.

Todo abierto da demasiado miedo. Claro :) la libertad es vertiginosa a veces pero ¡tan necesaria! para ser y para crear...