viernes, 11 de marzo de 2011

Ausencia

Es sencillo. Falta el amor. Del otro, del pequeñito que dicen que en nada se parece al que llevo dentro. Quizás. A veces necesito un abrazo. Es mentira, mis a veces son siempre. Hoy llueve, dentro y fuera, hace frío. Y sí, me apetecen caricias, momentos de esos que luego conviertes en recuerdos. Pagaría el precio de recuerdos crueles por tener ahora con quién compartir el tiempo.



Deambulo por calles vacías,
la hierba dejó de crecer,
los almendros se secaron...
se tintó de gris el azul clarito
que olía a océano templado.

6 comentarios:

David dijo...

Hola Nebroa...

He estado leyéndote y la verdad es que tus entradas son delirantes, surrealistas, originales y sobretodo, divertidas...

Gracias por esta estupenda lectura :)

Con tu permiso, te sigo

Saludos Nebroa

Nebroa dijo...

Hi David! Te he visto en el otro blog! El de bloggy bloggy no sé qué! que escribimos Maeve, Hécuba y yo! Esta es mi casa, aquel es el patio :)
"Delirante, surrealista, original y divertida"... Te prometo que nunca las hubiera definido de esa forma!

MK42 dijo...

"Pagaría el precio de recuerdo crueles por...". Joder, Ne, tienes una forma sublime de escribir, de poner palabras a lo que yo siento muchas veces.

Yo tampoco hubiera definido nunca tu blog de esa manera, pero discrepo de tu respuesta: esta NO ES SOLO TU CASA, es la casa de mucha gente, así que ponme en el salón, en el balcón, en el dormitorio o en el baño, que no me voy a ir ni aunque me eches. Que muchos días la única brisa fresca que me entra por las venas son tus palabras y tus emociones. Dicho queda, niña.

Nebroa dijo...

Eme... no estás viviendo momentos de esos? de los que pueden convertirse en recuerdos crueles? Pueden convertirse en lo contrario también... Supongo que ahí está la magia...

Eme... te he dicho que hoy, ahora mismo, en este preciso instante, sí compraría el mundo analógico para traerte a mi vera?

MK42 dijo...

Ne, el mundo analógico da muchas, muchas vueltas, es una puta noria. Y no tengo la más mínima duda que en una de esas vueltas o en un arrebato de cordura te encontraré en alguna esquina, en un cruce de caminos. Y hasta intuyo que seremos igual que aki, eso sí, con caras, manos, brazos y sentidos.

Nebroa dijo...

Lo seremos, yo también apuesto a que la noria nos pone en el mismo cachibache un día de estos. Beso. De esos que llevan toda la ternura del mundo colgando