domingo, 6 de marzo de 2011

Ahora tengo ganas de llorar a lo ancho. Meterme en la piel desgastada de otros lustros y derramarme por las aceras. Quiero derribar a la heroína que me habita muerta de miedo, cargarme las ganas de volar y derretirme sobre los baches que no paro de esquivar. Llorar. De frío, de soledad, de miedo. Rebusco la tristeza, tampoco necesito mucho tiempo, deambulo por los suburbios de días que esperan ser y no llegan a sentirse. El vacío que se muestra lleno, a rebosar. Lo que quise y no tuve. Con lo que me conformo ahora que sé que lo que tiene que llegar aun no se ha mostrado. Y lloro. Por dentro, para mí, conmigo y sin nadie. Un puto abrazo sin prisas. Tampoco era pedir tanto y mírame, más pobre que antes sólo por no haberlo logrado.

11 comentarios:

silvo dijo...

No dejes que se desparrame tu cuerpo, activa las fuerzas de taracción interiores, algo se reflejará, un abrazo sin prisas Nebroa

del Cajón dijo...

y lloro por dentro, para mi, conmigo y sin nadie!!
pa' la madre, duele.
Neb beso y abrazo largos

Nebroa dijo...

silvo... No sé si ando equivocándome con la fuerza de atracción que proyecto... Parece que sí

Cajón... Me quedo todos esos abrazos, todos.

MK42 dijo...

UN PUTO ABRAZO SIN PRISAS, aunque sólo sea para decirnos otro adiós serenamente, Ne.

Nebroa dijo...

Emeká, nosotros no nos decimos adiós, aunque tengamos más despedidas que encuentros. Beso. El abrazo te lo doblo, eterno en el tiempo. Sí?

PazzaP dijo...

La fuerza de atracción se hace caos cuando hay división interior.

De hecho, lo que se vive no es sino un espejo fiel de ella.

Nebroa dijo...

Explícamelo Paz, dímelo. Dime tú que ves más allá de las curvas y rectas que delimitan mis letras, dónde está la división interna que paseo por las calles. Dímelo. No la veo. No logro definir la línea que me separa por dentro para que siga llegando lo que llega...

PazzaP dijo...

Mujer, no tengo yo el modo de hacerlo que te sirva a ti. En mi sitio hablo todo el rato de llegar a acuerdos entre razón y emoción, una labor que a muchos les lleva toda una vida.

Te pondré un ejemplo práctico: cuando de forma explícita o implícita te dices "no quiero eso", eso es lo que tienes de una u otra forma, pues las energías no entienden de adverbios sólo de verbos y sustantivos.

Aunque no puede haber garantías en tanto el reparto nos engloba a todos, la clave está más en concentrarse en lo que se quiere y para eso es necesario el concurso de todo tu ser.

Aunque ya sabes que por estos andurriales el ser que no se conoce a sí mismo es porque suele estar dividido entre lo que piensa y lo que siente.

Llegados aquí, lo difícil no es hacerlo sino darse cuenta de que es algo que necesariamente ha de irse haciendo incluso desde la duda más cruel.

Nebroa dijo...

Ves como sí? Que aunque no haya remedios infalibles los consejos a veces marcan la ruta?

PazzaP dijo...

¿Consejos, dices? No sé de otros, pero de lo que yo te hablo no es sino testimonio de lo que vivo, que más que marcar sólo pretende confirmarte que compartimos ruta; cuando menos hasta la próxima bifurcación.

Avanti, preciosa, y un gran abrazo de corazón a corazón.

Nebroa dijo...

Ya, es una forma de llamarlo... Consejo/testimonio, palabras/experiencia. Pues eso, lo que yo decía y tú corroborabas

Me guardo el abrazo para los débiles días...