martes, 8 de febrero de 2011

Y luego quieres que la vida se pare, se detenga, que te muestre un final para los días que se fueron y un cartel de salida para los que vendrán. Y te pasas las noches queriendo que los finales lleguen y los comienzos aparezcan. Y no sucede. Todo continúa. Y se mezcla. Y no hay separaciones que contar en canciones alegres. Nos movemos en un continuo. Yo no soy la de ningún momento. Soy todas a la vez. Y eso mismo hace la vida. Tan válida un lunes como el domingo siguiente. Sólo tienes que aceptarlo. Qué fácil. Sí, sí. Fácil.

13 comentarios:

El silencio y otras palabras dijo...

Si, si, ¡qué fácil!(he pillado la ironía, cooonsteee)
No estoy de acuerdo en una única cosa: si que sucede, lo que pasa es que solo "a veces", y justo en el momento en el que probablemente no estemos mirando... ¡jodida miopia!

Nebroa dijo...

Pero entonces, si no estamos mirando, tiene alguna validez para uno mismo que pase!?
No tengo gafas, pero debería comprármelas, no?

Minuet dijo...

El continuo movimiento, igual es eso lo que me tiene tan cansada, estoy agotada.... en fin, todo y todos estamos en continuo cambio, y solo podemos introyectar lo que viene y hacerlo nuestro, parte de nuestra historia, eso intento, no es fácil, pero yo creo que se puede, ¿y tu?...

Besos de chocolate y gracias por pasarte por mi garito...

Nebroa dijo...

El cansancio por movimiento debería estar prohibido en esta vida, entre otras cosas porque es lo único que hay. Si no vamos con el balanceo, qué será de nosotros! Yo lo que creo es que, a mí por lo menos, cuando me llega el cansancio es simplemente porque yo quería moverme en otra dirección. O sea, no es el movimiento lo que me agota, es querer ir contracorriente. Entiendes antonia!?
Y sí, claro que creo que se puede. Quizá tarde más que otros, incluso menos que algunos, pero sí, se puede.
Gracias? Nunca! compartimos! :)

El silencio y otras palabras dijo...

PUes si que tiene importancia, porque si somos conscientes de que puede suceder quizás se nos de por estar más pendientes... y ¡zas! encontrarnos de frente con el devenir.

Nebroa dijo...

Al final parece que se trata de confianza. Y de visualizar que es posible. Y de estar atentos, como dices. Por si a ese 'a veces' que comentas, le da un día por visitarnos los pies y ponerlos a saltar...
Hoy estoy del otro lado, como dada la vuelta, como con la espalda en la frente, no sé si me entiendes!

El silencio y otras palabras dijo...

Si te entiendo, pero como se que mañana es otro día en el que puede que te mires al espejo y veas a la tia estupendísima que eres ¡pues no me preocupo mucho!Un beso.

PazzaP dijo...

Eso. Lo que dice El silencio. Y otras palabras ni te cuento.

Pues sí que eres contorsionista, Nebroa. Yo había visto poner la cabeza en el culo, pero la espalda en la frente...

Nebroa dijo...

Pues eso, mañana, siempre vendrá un mañana a levantarme las cejas :) Gracias... por estar

Paz. Qué voy a contarte a ti! Sí, a veces soy artista de circo y hasta me invento el fuego donde no lo hay :)

Ausencia Silenciosa dijo...

Oye... muy interesante, mis respetos!
Me he quedado con el tema dando vueltas en mi cabeza...

Nebroa dijo...

Dime que no te has mareado y que, al menos, te ha servido para girar a favor de la corriente :)

Cerocero dijo...

de verdad que es facil? entonces me han(he) mantenido engañado todo estos años

Nebroa dijo...

Quién te engañó? por que haces caso a los demás antes de comprobarlo por tu misma!? :)