miércoles, 9 de febrero de 2011

Una de amor propio y escaparate personal

Soy un desastre para los días que van señalados en rojo en las vidas de los demás, tengo los ojos más marrones que la tierra húmeda y los labios como globos rosas de las ferias de primavera. Tengo el corazón metido dentro de una de las manos, extendida, abierta, como las ganas de aprender. Siempre fumo más que el otro, me gusta la cerveza en la botella y jamás digo que no a otro vino en copa grande. Me falta creer un poco más en la vida. No sé quién es la que sale ahora en mis fotos, pero tiene pinta de ser una máquina. Soy rápida en casi todo menos en lo que hay que ser rápida cuando hay que serlo. Me gusta el sexo. Qué digo? Amo el sexo. Amo al amor. Siempre ando muriendo por un beso. De los buenos, como los míos. No me gustan los dientes mal colocados. Ni las sonrisas pequeñas. Quiero viajar. Quiero escapar. Quiero aprender a hacer el jodido Fa sin cansarme. Tengo el pelo menos corto de lo que me gustaría. Me gusta hablar. Casi tanto como escuchar. Y escribir tonterías. Suelo luchar contra mi propio narcisismo y vencer. Excepto cuando pierdo, como ahora mismo.

2 comentarios:

Cerocero dijo...

vaya! nos parecemos demasiado diria yo...excepto por lo del pelo

Nebroa dijo...

A ver si cuando quedemos nos vamos a confundiiir! :p