viernes, 25 de febrero de 2011

Uff... Tremendos los estados profundamente desesperantes por los que paseo a veces... Joder.

6 comentarios:

Re♥5 dijo...

Despues de ellos llega la calma

Nebroa dijo...

Lo sé... Gracias. Y luego llegan otros. Y después más. Y más tarde... Y así, cambiando. Menos mal que ya no dejo que me taladren como si fueran eternidad

PazzaP dijo...

Estados profundamente desesperantes es un eufemismo de ansiedad en mi pueblo.

El silencio y otras palabras dijo...

¿consuela saber que los tenemos todos? Ya, ya sé que no... ¡pero ahora que te conoces bien, seguro que encuentras la forma de recuperar el ritmo! Besos

AN... dijo...

Necesitas un empujon ...o varios y ya veras como se te pasa esa nube de negra que te acecha ...

Nebroa dijo...

Paz, lo sé. Ya pasó...

Silencio, sí que consuela, saber que es algo 'normal', que puede pasar, que no se acaba el mundo, que continúa, que todos nos parecemos, que estamos dentro del mismo espacio... Y sí, sé cómo alzar la mirada de nuevo. Y en esas estoy, mirando al sol, que para eso está precisamente ahí, tan arriba :)

An... Me he puesto contra la pared para empujarme! No, no es guarrería sexualr! Las nubes se mueven, sí, y yo con ellas. Gracias :)