lunes, 7 de febrero de 2011

Sí, me pasa a veces. Que me canso de tener que encajar nuevas preferencias y deseos con calzador. Me cansa estar pendiente de mi mente, de qué voy a pensar respecto a lo que me acaba de ocurrir que no es lo que yo quería que ocurriera. Agota que la vida no te regale lo que tú esperas. Agota el hecho de saber que esperabas algo. Que salga bien a la primera. Bah, cuándo ocurre eso? A la primera parece que les sale a ellos, a los demás, siendo los demás un número indefinido de personas que nos inventamos como ejemplo de experiencias diferentes a las nuestras, apoyándonos en ese apasionante ejemplo sin fundamento para taladrarnos aun más las sienes. Podría haber sido diferente. Más parecido a lo que yo quiero y no tan absurdamente similar a lo que otro quería. A remolque.
Luego me recompongo, mucho más rápido de lo que ahora soy capaz de creer. Lo sé, siempre es así. Pero a veces, los lunes por la mañana, a eso de las dos del mediodía, en vez de mirar lo que tengo, me da por mirar lo que no obtengo. Y la sensación es parecida a la que deben sentir esos que corren tres horas al día.

6 comentarios:

Cerocero dijo...

Dios, me encantaria decirte que has hecho que sienta lo que has descrito...pero por desgracia ( o por suerte) pertenezco a los de tu especia...con la diferencia de que a mi me pasa eso todos los dias y a todas horas

Nebroa dijo...

Si te pasa todos los días a todas horas es que la dirección de la mirada está estropeada. Lo sabes, verdad? En las ausencias no hay luz. Por eso oscurezco tanto cuando las miro. Y yo las miraba tanto y tan habitualmente como tú. O más. Hasta que me aburrí. Mucho. Tremendamente... Ahora hay de todo, luces, claros, oscuridad y negros. Y me divierto más...
Cero... un día deberíamos tomar una cerveza. De verdad de las verdades

Cerocero dijo...

me lo tomo como un consejo, si no te importa.
y si! creo que deberiamos compartir uan cerveza!! =)

Nebroa dijo...

No me gustan los 'consejos', suenan a abuela cebolleta que lo sabe todo. Y yo, como ya sabrás, sé más bien poco tirando a nada. A veces cuento mi experiencia, cómo me fue, cómo funcioné y qué me sirvió. Y suena a consejo, pero no lo es.
La cerveza, que no se nos quede aquí, que la llevemos de verdad a una barra de bar... Bueno, a una terraza mejor!

Cerocero dijo...

jajaj! abuela cebolleta?! muy bueno, si señor!
en una terraza? aixx! eso es que el tabaco de puede!

Nebroa dijo...

Confirmo!!