lunes, 7 de febrero de 2011

Sesión continua de capítulos repetidos con finales diferentes

Hoy es su cumpleaños. Ya ves, debe ser de las pocas fechas de cumpleaños que recuerdo junto con la mía. Será por eso de ser el primer amor. Cumple treinta y seis, creo. Y hace veinti-más que dejó de ser un amor. Pero qué intenso fue. A los trece yo me ponía nerviosa cuando él aparecía. Y me sentía pequeña cuando él me ignoraba. Curioso. Mis amores siguen siendo parecidos. A mí se me revuelven las tripas al traerlos a mi azotea y ellos ignoran a la que escribe. O parecido. Yo me muevo y ellos se balancean de vez en cuando. Como él hacía. Que a veces me prometía versos en la boca y todas las otras veces nunca era yo el destino de sus ojos. Curioso digo. Porque he sido capaz de mantener esa rutina en mis besos durante más de no sé cuántos años. Hasta ahora. No, no tengo otra cosa, tengo lo mismo, pero ya no lloro, ni me lastimo, ni sufro ni me lamento. Antes un desplante suponía mi arrastre. Ahora los desencuentros me llevan frente al espejo a escuchar palabras que dicen: a mí qué, tú te lo pierdes, no yo, yo sigo ganando al tenerme. Hoy es su cumpleaños, él celebra y yo también, él que cumple setecientos años de risas, yo que hace poquitos días empecé a crecer.

2 comentarios:

Cerocero dijo...

Si señor! Yo tambien recuerdo ese santo ( y mira que yo no soy muy de lso santorales) y el día de su cumple...Ah!! si, tu telefono, aunqeu lo borré,l tambien lo recuerdo.
PEro ahora ya no duele. Y debo confesar que me encantaría felicitarlo, simplemente para darle las gracias,por todo y por nada

Nebroa dijo...

Le he felicitado. Y también le he dicho que lo recuerdo por ser quién fue. Pero no le he dicho que fue el primero de una inmensa lista de desencuentros. Eso me lo he quedado para mí, basicamente porque a él poco le importa, gracias a dios... :)