domingo, 20 de febrero de 2011

He fijado uno de mis logros en el calendario de los juicios. Todos los días es treinta y uno de diciembre en los juzgados. Se acaba. No hay sentencias. No hay casos que juzgar. Sabes? los demás siguen haciéndolo, juzgan, requieren, piden, multan. Y yo, sigo mirando al frente, el espejo es para soñar, la dama del teatro estrena cada noche un papel y sube los telones que le vienen estrechos. Tal vez lo de haber aprendido a no sentarme detrás del juez ha magnificado mis escenas. Ya no hay público al que contentar, ni viven en mi mente millones de espectadores ansiosos. Soy una pantalla de cine con butacas vacías.

6 comentarios:

Sentimientos! dijo...

holaa
he dejado un presente para compartir contigo en mi pagina.
besos

Bey dijo...

buenas,
me acabo de dar cuenta q eres seguidor d mi blog.
nos conocemos?

besos ;)

Nebroa dijo...

sentimientos... allá que voy!

bey, pues... mmm... entraré a tu blog, pero no había entrado nunca! Ahhh! el viejo truco de digo esto para que entréisss jajaja

PazzaP dijo...

Bueno, así no tendrás que maquillarte para la ocasión.

AN... dijo...

Guardame una butaca en la ultima fila de tu cine , estas invitada a palomitas y coca cola.

Nebroa dijo...

Paz... Gracias a dios! Qué libertad ir con la cara lavada!!

An, estás invitado a mirar desde el ángulo que gustes, daremos pases a cualquier hora sin que me importe a qué hora acabará la sesión.
Nooo! no es sexualr coño!!!