lunes, 14 de febrero de 2011

En cualquier esquina quedan poemas

Una noche de tu espalda caerán cascabeles,
y me rozarán los latidos tus dedos,
en el espejo del probador derretiremos el hielo,
el pequeño de tu copa
y el grande que se cuela en mi pecho.
Las cuerdas, tus esposas y el látigo,
los recuerdos, mi olvido y los deseos,
esparcidos a la orilla del mar,
cabalgando en las dos ruedas
que nos llevarán despacio al mañana.
No tengo futuro,
ni tú pareces querer olvidarme,
a ratitos, a trozos, a momentos,
nos enjaulamos a las rejas de tu destino,
a la enredadera de tu ombligo con mis piernas,
y al agua que le sobra a nuestro tiempo.
Tu saliva en mis huellas,
tu esperma en mi lengua
mi desastre en tu cuello.
Ahora, por la noche,
cuando no me quedan labios
para pasear otros cuerpos.

3 comentarios:

CAOS dijo...

Bestial!

un beso, guapa.

Minuet dijo...

Te superas...increíble, Nebri...

Permiteme que el final de tu poema, te lo tome prestado, y lo guarde en mi blog... un trocito de la Nebri luchadora... Bsos

PD: Pásate por mi garito, hoy hay reparto de chocolate, para los que San Valentín no nos ha traído nada...

Nebroa dijo...

Caos... No cierres nunca esos ojos :)

Minu... San Valentín es una leyenda urbana, y ya sabes que nosotras preferimos otros mitos :)