miércoles, 16 de febrero de 2011

Cuesta mucho. Más de lo que parece cuando lo piensas. Pero voy a dejar de mendigar besos.
Quiero que alguien me los pida a mí. Y no al revés, como siempre.
Quizá mañana se me haya olvidado y siga pensando que cuando quieres algo lo mejor es pedirlo. Y el caso es que sigo pensando que así son las cosas, lo quieres, lo persigues. Pero me he aburrido. Y me apetece ser yo la búsqueda y el destino de alguien y no la aventurera que muere por encontrar el tesoro de una lengua escondida entre labios enjaulados.
Búscame tú...

12 comentarios:

Arena dijo...

he sentido lo mismo. No sé que nos sucede

CM dijo...

Y dentro de poco verás como también has ganado esta batalla, como las otras que ya sabemos... y seremos un pelín más maduras y habrá otros nuevos retos....

Su dijo...

a mí me pasa del revés. estoy harta de que me pidan besos. quiero ser yo quien busque, dejar de ser encontrada.

JA dijo...

si, besos
donde las lenguas danzan
se abrazan
se contorsionan

un beso bailaor

mi dijo...

No te vayas al otro extremo, tampoco, mujer...
Pide lo que quieras, pero no lo supliques (como el gnomo, si te dan pataicas en la cabeza con disimulo pues a otra cosa)
Tú me entiendes?

Helena dijo...

no sabes como te entiendo!

PazzaP dijo...

De mendigar y de aferrarte a lo mendigado, sí, ¿no?

De pedir, ¿por qué?

¿Temes que te digan no?
¿Temes acaso decirlo tú cuando te los piden a ti? ¿Sí? ¿No?

A por ello, oye, que el comer y el folgar todo es empezar.

Libertad sin ira y sin miedo, mejor que dependencia con ellos.

Nebroa dijo...

Arena... Yo qué sé. Será la repetición constante de una misma acción, así de simple. O con esa parte es con la que quiero quedarme, pensar que me he aburrido por eso, por repetitiva...

Ceme, supongo, como las demás. También podré 'vencer'. Tengo mis dudas, bastante consistentes, por lo que me gustan los besos, vaya. Pero como los que pido van ligados a lo que ya sabes, he pensado cortar de raíz :) Ya lo sabes todo tú...

Su, fíjate qué cosas. La cuestión parece similar, pero ya ves, creo que tú lo tienes más fácil, empezar a hacerlo. Directamente. Creo que dejar de hacer algo que se había convertido en rutina es más difícil... Amos, creo!

Nebroa dijo...

Ja, por ser el único chico de este lugar de comentarios, en otro momento, te hubiera pedido el beso a ti, pero como me estoy reformandooo! jajaj

Mi, te entiendo. Ya sé que no llegaré al otro extremo. Al de privarme de lo que me gusta, pero tú me entiendes, no es el beso lo que mendigo, es otra cosa, y esa es la que voy a dejar de buscar salvajemente.

Helena... Y qué tal? dejarás de hacerlo? dejaste de hacerlo? cómo funcionó? :)

Nebroa dijo...

Paz, ya lo sabes todo incluso sin decirlo, lo sé.
No es el beso. Es la dependencia de más de ellos. No es que me digan que no, he pedido muchos, me han negado algunos y no pasó nada. No es el beso. Es lo que le sigue. Depender de ellos. Eso es lo que no quiero. No quiero mendigar un segundo beso, y un tercero, y después más, y depender de la respuesta para sentirme en alza o a la baja. Creo que dejar de 'mendigarlos' puede ser lo que me fortalezca. Eso no significa que pida algunos cuando vea en la mirada que aunque no lo digan con palabras, también quieran los míos...
Tú también me entiendes, verdad?

PazzaP dijo...

Claro. Y sabes que estoy de tu parte más que tú misma a veces. :)

Mendigar es estar al pairo de la voluntad del otro. Y eso a la pureza salvaje de la tuya le corta las alas.

Vaya guapa que te está poniendo, neña. :)

Nebroa dijo...

Me pongo más guapa cuando vienes a hablarme... Sin duda! Gracias. Por eso. Porque sí