domingo, 30 de enero de 2011

Ya no soy rebelde en los bares

Y las barras abrieron brazos,
se desentendieron de mis piernas,
ya no retienen, ni calientan,
ni entretienen.
Y los bares abrieron puertas,
desencadenaron ventanas,
dejaron entrar el sol a raudales.
Ya no hay alfombras bajo los taburetes,
no hay mesas en las que apoyar cervezas...
Ahora hay aire, brisa,
oleaje y vendavales
donde antes había frío invierno
y tormentas ancestrales.
Antes entrabas buscando calor,
ahora salimos encontrando...
no sé muy bien qué.

Edito: es por lo de no poder fumaaaarrr!

5 comentarios:

Cerocero dijo...

sabes? creo que lo importante es encontrar algo...aunque sea un resfriado

La Abela dijo...

Muy buena nena...tal vez es que estas creciendo y claro....las barras como que ya no, y como además ahora no se fuma pues colorcito poco...
Es broma Nebroa me gusta tu poesía...Saludos

Nebroa dijo...

Aun no he pillado ninguno, pero supongo que estará al caer! que me paso más tiempo fuera que dentro!!

Abela! lo de fumar! lo de fumar era precisamente lo que relataba aquí!! :) Nunca maduraré si eso significa dejar de entrar en los bareees!!

Maeve dijo...

No eres rebelde en los bares, porque no te dejan fumar. Reconoce.


Edito, no había leído tu comentario. Que lista soy, y que capacidad para leer entre líneas tengo, madre :S

Nebroa dijo...

jajaja no esperaba menos de ti!!