viernes, 7 de enero de 2011

Y ya no sonarán redobles en el teléfono, ni jugaremos a bebernos los silencios con hielo. Ni siquiera voy a buscar la estufa que aparecía justo cuando tú te ibas. Ni besos de bar, ni besos de madrugada, ni besos de farmacias de guardia. Pisaré tu ciudad pero ya no me subiré a tus pies

4 comentarios:

Fiebre dijo...

Amén Jesús.
Los linimentos para los esguinces de tobillo, no para el alma.

Esa se merece todo nuevo.

codeman dijo...

quedan mas ciudades, no te faltaran besos ni calor.... SEGURO¡¡¡¡¡

Nebroa dijo...

Qué bonito fiebre... El alma, que se merece cosas que brillen :)

Codeman... Estás insinuando que tengo que recorrer media españa pa ver dónde hay besos y calor!? Bueno, vale! jajaj

Cerocero dijo...

denunciare ahora mismo a la farmacia?! se puede!? donde estan los anuncios en la tele de se venden besos..consulte a su farmaceutico!?