lunes, 3 de enero de 2011

Y si probamos otro guión sin escribir?

Jugaré a doblar la esquina hacia el lado contrario al de siempre. A escoger el otro color. A cambiar el sí por el no bien entendido, o el no por el sí conocido. A soltar. No llevaré el control, las cadenas que me atan a quién fui. Ni el lastre de la identidad alcanzada. Bailaré otra canción. Me dejaré llevar, o querer, o cuidar. Y si no quieren llevarme, quererme o cuidarme los búhos que anidan mis afueras, quizá encuentre águilas, o palomas, o gorriones, o pajaritas de papel. Me duelen las manos de sujetar las riendas rígidas que establecí como propias, que levanté como mías, que icé cual bandera incuestionable. Ahora me toca a mí participar en el tablero, mover cuando toque, mas no siempre, como acostumbra a hacer la reina que culmina mi cima. Ser peón. Y persona. Y normal. Y quitarme el disfraz de heroína de comics ajenos participando del dulce compás de los días, ahora tú, ahora yo. Me encargué de asumir el rol, el papel perfecto, el guión del protagonista. Seré actriz de reparto, del reparto ecuánime entre ambos. Me gusta usarme para crear...

3 comentarios:

silvo dijo...

Me gusta lo que planteas Nebroa, sería maravilloso, por experiencia siempre llegan grandes momentos de la improvisación, besos

Minuet dijo...

Me encanta la idea de "improvisar"..pero nunca he sabido llevarla a la practica...

Sublime esta frase : "Me gusta usarme para crear..."...

Bsos desde la barra de mi bar y mil gracias....mil gracias por todo lo allí ocurrido...

Nebroa dijo...

Improvisar es difícil silvo. La rutina, la costumbre, lo fácil, lo habitual tira de nosotros, con tanta facilidad que a veces se nos olvida preguntarnos si lo que estamos haciendo puede traernos aquello que deseamos...

Minu... No es fácil, nadie dijo que lo fuese. Pero el riesgo, lo desconocido, las sorpresas... En fin, creo que veces puede merecer la pena. Y si no la merece, al menos habremos desterrado posibilidades, descartado opciones... para poder escoger.