domingo, 23 de enero de 2011

Los dibujos los tararea la misma

Y yo que quería escribir sobre cómo me queda el marrón de tus ojos en la nuca,
de cómo se te cae el pelo en el vientre lleno de espasmos,
del verano que habita mi mano cuando te da por tocarla sin que se note que quieres tocarla,
del vino a tu vera, del sabor de la ginebra en tu boca, de la cara de limón exprimido que se te queda en mi ausencia.
Yo, escribiendo del tiempo que hace que no siento,
que no me dicen, que no respondo lo que me invento,
de toboganes que ya no bajan, de los malditos algodones rosas que se te escapan del hombro cuando yo me apoyo.
Yo, queriendo olvidarme de mí metiendo en la memoria tus versos,
el olor de tu abrigo en mis rodillas, tus brazos dibujando ramas de árboles frondosos,
tres bosques que no dejan ver el cielo porque te lo has metido en el cuello.
Yo jugando a ser uno de esos yo que busco.

Pero no, sigo siendo la otra, la de todos los días

2 comentarios:

codeman dijo...

de espasmos y vino va esto? de tu mano en mi espalda, de tu verbo en mi cuerpo, de olor, dolor, de sexo, de rotos, los tuyos y los míos. de siento o sueño, de dime o dame o de lo siento.

tu que sabes mas que yo.

de que va la vida, de que están hecho los sueños, porque tanta mierda, ¿¿¿¿por que es tan grande lo que siento???.

disculpa que seas tu, pero en ti me siento.

MK42 dijo...

Ne, tienes una prosa llena de poesía. Leerte es un placer, compartirnos a través de la puta pantalla... un delirio, un rayo de luz en mitad del desierto de las horas. Saber que estamos aunke igual no existamos, aunke nos hayamos inventado. Una cita para tu colección: Pablo Neruda: "mienten los que dijeron / que perdimos la luna". Mil besos más, para el almacén del invierno, para tus calles de Madrid, para tu llegada a los andenes, para tu regreso, para tu ida, para tus mil vueltas, para tus olas, para el vendaval que no acaba por arrasar tu vientre.