miércoles, 19 de enero de 2011

Hoy estoy guapa, ya sabes, de esos extraños días en los que te miras al espejo y dices, oh, vaya, la bruja de siempre ha desaparecido, tienes los ojos más profundos, y el pelo se te ha quedado bien, no con esas puntas hacia fuera de cada día, y hasta te brillan los labios, son más suaves, más tiernos, que llevas media luna en ellos, tan dulces, tan sanos. Y bueno, vale, no durará, pero si el guapo está subido, deberías enlazarlo con el alma, que siempre está dispuesta a saltar contigo, aprovecha y te lanzas en paracaídas a los abismos. Seguro que no caes en ninguno. Y así, lo mismo aprendes que la cara y el alma son las mismas siempre, que es tu forma de mirarlas lo que te hará vencer. O perder.

8 comentarios:

El silencio y otras palabras dijo...

¡Qué buenos esos días en los que el pelo te queda bien!(ya, ya sé que debería hacerme mirar este rollo extraño que tengo yo con las melenas...) y ya, si de paso, te ves más guapa, más delgada, más de todo ¡entonces el alma debe ser la leche!

Minuet dijo...

por fin te "miras" y te "ves"... me alegro...
Besos

codeman dijo...

stay that way. at least try.

CM dijo...

Lo que dice *Minuet*... es cierto. Te quiero pedorra.

Elpaísdelasmaravillas dijo...

Guau! esos son los mejores días sin lugar a dudas. No hay nada mejor que mirar tu reflejo y decir para tí...PERO MIRA QUE GUAPA ESTOY HOY! :)

Un besazo, guapa!

Nebroa dijo...

Lo que pasa cuando estás guapa, que ocurre en muy raras ocasiones, es que quisieras ponerte a pasear para que la humanidad tuviera orgasmos al verte pasar. Claro, no es adecuado para los corazones que les vayan provocando infartos por la admiración de la belleza en el mundo externo. Así que decido quedarme en casa, haciéndolo un gran favor a la sociedad y dejándolos vivir tranquilamente con sus vidas apacibles.

:D


Gracias chicaaaaas!! :)

MK42 dijo...

Joder, Ne... pos yo preferiría que te pusieras a pasear, que la vida ya es demasiado apacible como para privarme de la calma de contemplarte cuando estás guapa. Aunque tendré que entrenar, porque creo que no existen los telescopios domésticos con 628 kms de alcance. Practicaré el fin de semana desde la azotea, mirando al este, por si te pillo cuando estás guapa y todo lo que nos rodea se vuelve menos insoportable, aunque sean cinco minutos. Mil besos.

Nebroa dijo...

Cinco minutos de calma, de sosiego, o de sonrisas... Los quiero! Con telescopio, con letras en pantalla blanca, con imaginación o con ternura enlatada, pero los quiero...