jueves, 27 de enero de 2011

Esos que están delante

...Me gusta la gente que me enciende, por dentro, sin tocarme, sin rastrearme. Los que inundan mi cueva de empujones, de alertas, de carteles de neón encendidos a media noche. Me gusta quien me lleva a lugares donde nunca he estado, quien me frena en lo que parece normal, quien me dice ey, vamos, sin pedírselo. Los que hacen de mí en la película donde yo soy otra. Los que entierran en esta tierra mis pies y me cogen de la nuca para llevar mis ideas al cielo. Estírame, levántame. La falda o los deseos, los sueños o los pensamientos. No me gusta estar parada, y aliento mis huellas para que vayan subiéndose a los áticos de los portales que navego. Y si además hay alguien ahí, haciendo de portero, de don juan, de hada, de duende mágico invisible a los lamentos, que venga a soplarme en la nuca todos los versos que a mí se me escapan, la prosa que se estanca, los gritos que ya no sé pronuncian a oscuras... Que me pongan un apartamento en las nubes, para seguir diciéndole a la vida que aun recorreré las millas que le quedan por enseñarme.
Y si no vienen, ni llegan, me vestiré de ellos con un disfraz nuevo, para tirar de tu pelo y sacarte de ese invierno

6 comentarios:

El silencio y otras palabras dijo...

A mi me gusta la gente como tú... y todos los que me hacen sentir que cada día es viernes y todos los inviernos, verano.

Cerocero dijo...

coincido en tus gusto. Pena que nunca halla dado con alguien que reuna todas esas cualidades

Minuet dijo...

Me uno a esos gustos... !!la nuca!!..eso que describes, y que tanto sueño.. !que me coja de la nuca y me acerque al cielo!..!a sus labios!..eso es para mi "estar de viernes"...

Besos hoy de "me gusta lo mismo que a ti te gusta"

Nebroa dijo...

Silencio... Es tan bonito lo que dices...

Cero, no me lo creo! Dime que no es cierto y que jugabas a las mentirijillas de los viernes por la mañana

Minu, la nuca mirando al cielo. Si no nos la sube nadie, no te olvides de mirar tú p'arriba, siempre. Mua

MK42 dijo...

A veces tu prosa sensible y desgarrada nos tira del pelo y nos saca del invierno.

Así que, agradecido.

Nebroa dijo...

A veces es al contrario, saber que estáis es lo que lo consigue...