lunes, 10 de enero de 2011

En medio

Sigo aquí, en Madrid, donde las horas pasan tan rápidas que la vida parece un vagón de metro en hora punta. No tengo ganas de volver, y no sé si es porque aquí hay puertas abiertas a todas horas o porque no quiero cerrar una etapa. No sé ni siquiera si la rutina me espera, desde aquí ni la veo, ni la siento ni la quiero, es como si fuera de alguna otra Ana que se quedó anclada en un pasado que no acierto a recordar. Es todo extraño. Muy extraño. Salgo, entro y duermo. Bebo, como y beso. Planeo. Mis días venideros se parecen a esos paisajes que hay justo al venir, entre la aldea y esta capital, esas laderas de castilla la mancha, abiertas, verdes, soleadas y rasas. No hay nada en mis horizontes, pero a la vez parece que vaya a caber todo. Aunque yo no sepa qué todo meter. De momento aplazo mi vuelta veinticuatro horas más, será que no quiero irme sola, sin ella, que no quiero alejarme de lo que me acerca un poco al cielo, o será que al no saber qué quiero hacer con mi vida, alargo los pasatiempos, para entretenerme más tiempo...
No sé, sigo sin saber nada, de nada, de todas las nadas del mundo...

5 comentarios:

AN... dijo...

Pero QUE BIEN VIVES , haces lo que quieres , nadie es tu dueño , independientemente joven , y tienes a mmuchisimos amigos que te quieren ...que mas puedes pedirle a la vida , una cerveza y a una de tus mejores amigas junto a ti ...no pienses en mañana , seguro que saldra el sol , como los ultimos millones de años hasta ahora....eso si ...como tardes en volver voy y te traigo que Murcia te llora.
Un besote , ya he vuelto , como la gripe jajajaja

Minuet dijo...

no sepas nada de nada, no pienses nada de nada..solo disfruta...Madrid no es un sueño, estás viviéndolo...

Besos

CAOS dijo...

Pues si mañana por la noche sigues aquí, hay un evento poético que quizá te gustará. Yo voy! es a las nueve de la noche, en la calle apodaca, en un bar que se llama los Diablos Azules.

Fumaremos en la calle, y dentro, correrá la cerveza y los versos.

Si te animas, mándame un mail.

Besos

PazzaP dijo...

Si no te gusta Castilla la Mancha, no hay nada que hacer, pero viajando con un rumbo en mente no tienes que meter nada, el paisaje se va llenando con los relieves que le son propios.

Y si no sabes a donde vas, cualquier camino te lleva. Tú sólo no te pares y que el clima te vaya orientando.

Sé tú misma y verás que hasta la nada del mundo es relativa. El vacío da vértigo a veces, pero en él todo es posible. Por eso intuyes que todo cabe en tu horizonte plano.

No te olvides de respirar largo y hondo. En tanto calma la ansiedad, da confianza.

MK42 dijo...

Madrid, Madrid, Madrid. Patria o exilio. Si me pierdo algún día, búscame en esas calles, junto a una furgoneta blanca fotografiada en diagonal.