sábado, 22 de enero de 2011

Creo que voy a dar dos pasas hacia atrás, desde aquí hacia lo que tengo en la espalda. Es una cama. La mía. Y pensaré.
Como mi sobri, que cuando tenía cuatro años, en clase, la profe la mandaba al rincón de pensar. Pues eso, voy al rincón donde todo es posible. Hasta los sueños parecen estar ahí al ladito cuando te tumbas en ella. Mi cama.

4 comentarios:

Cerocero dijo...

ten cuidado...creo qeu un día las camas y almohadas se revelaran contra nosotros y contaran nuestros secretos mas profundos

Minuet dijo...

Yo también estoy contándole cosas a mi cama, en un sábado solitario...la verdad es que las camas son buenas amigas... lo que tienen que tragar las pobres..

Besazos y dulces sueños
Minu

Nebroa dijo...

Cero... creo que este blog tiene forma de almohada pues!

Minu! Apuesto a que hay un grupo en el feis donde se reúnen todas y se cuentan cotilleos :s

Zara dijo...

Yo siempre digo q necesito motivos importantes para levantarme.
En la cama se puede hacer de todo! Una vez hice un recuento de cosas con mi hermana: se puede comer, se puede dormir, ver tv, leer, estar en internet, hablar, fol..., escuchar musica.... enfin, k pa k levantarse? pa ducharse y poco mas porque ducharse en la cama... a ver, se puede intentar, pero no promete..
mua