domingo, 2 de enero de 2011

Ay las prisas y las ganas, que se ponen a jugar sin ti y planean tu destino y el horizonte que pisarás... Y ellas se divierten, se entretienen y disfrutan escondidas de ti, al otro lado, donde no estás tú, donde no cuentan contigo, donde nunca te llamaron. Y de repente, los domingos tarde que llevan un dos en el calendario, en enero, cuando más frío hace en las cuevas de este puto invierno, aparecen en la mesa, en el coche, en el sofá y encima de los libros de la estantería... Y tú vas moviéndote por casa como si nada, y ellas que vienen como si todo, y se te vierten encima, te balancean, te espachurran contra la pared, y empiezan a soltarte delante de la boca lo que quieren, lo que han pensado, lo que han inventado, lo que han imaginado para ti. Y les dices eh! que yo estaba relajada, que yo comía buñuelos sin ganas, y me bebía el chocolate en la cocina de la abuela, rodeada de sobrinas, de hermanos y de amigas... dejad de joderme. Y sí, se dan media vuelta, se esfuman, desaparecen. Pero te han dejado toda la fábrica de chocolate amargo en la lengua. Y así es difícil saborear el presente, porque todo sabe, de repente, igual que lo que no tienes.

1 comentario:

Minuet dijo...

Nebri..la vida te llena de caminos.. dejémoslo ahí... ahora no pienses en cual tomar..sólo anda, ..sólo eso...

!Las Prisas!..esas malditas prisas que nacen de uno mismo..¿si son tuyas, si son mías, si son conocidas?.. !vamos a darle caza!.. desde hoy cada vez que acuda a ti la palabra "prisa", contesta: "presa"..es un juego absurdo, pero la prisa quedará presa de ti y tu mandarás...¿jugamos?..

Aqui estoy y recuerda, mi chocolate siempre sabe a lo que quieras que sepa....Minu