lunes, 27 de diciembre de 2010

Tendré que aprender a mirar

A veces todos los hombres que me rodean
son el mismo con distinto nombre...
Es la única diferencia.



2 comentarios:

Minuet dijo...

Jamás, querida Nebroa, eso pensaba yo, llegará un día en que sólo una persona, sólo una voz, sera "la tuya", y el resto no tendrán rostro, te darán igual..no sé si es triste, o práctico, pero es verdad... igual que tu acertijo de la taza vacía... no hay nadie igual, sólo hay personas q "SON" y personas "PARECEN SER" y estas últimas pasas desapercibidas y son las más numerosas por desgracia"... Busca tu "TODO Y TU NADA", Y NADIE SE LE PARECERÁ...
Bsos, Minu
Por cierto, te necesito...

Nebroa dijo...

Ya me he colado en tu email...

No sé Minu, no sé si llegará alguien al que ponerle todos esos adjetivos que citas. Viviré y te lo contaré, supongo :) Mientras, lo que hay, ni siquiera se parece.