sábado, 4 de diciembre de 2010

Por aquí...

Estoy en Madrid.
Me dejé en Murcia las rutinas y las costumbres...
Me traje las ganas y los sueños en la maleta negra de los viajes a ninguna parte con semifinal triste y final feliz.
Me han atrapado unos ojos y yo vuelco los míos en pupilas a destiempo.
La cerveza sabe mejor si se la beben unas risas, y los ojos azules de la amistad pagando la siguiente.
El despertador sabe a frío y soledad, aunque en el aperitivo vuelve a salir el sol tras las cortinas del bar de abajo...
Me arden las ganas de comerme esta vida, la otra y la que imagino. La que nunca vendrá, la que espero y en la que diluyo los 35 años que me han visto llegar hasta aquí.
Quiero amar.
Y cuidar.
No hay espaldas que acariciar, aunque las haya, pero sigo teniendo mis rodillas para clavarme en el suelo a jugar al escondite del revés, ya sabes, yo me muestro y todos se esconden.
Lo paso bien, o en eso creo hoy... mi cerebro no sabe distinguir las verdades de los errores, y yo me aprovecho de los defectos de fábrica con los que me echaron al mundo...

Y tú? dónde estás tú? Y cómo estás por dentro?

3 comentarios:

Fiebre dijo...

¿Que como estoy? ¿Cómo voy a estar joía...?
Muerta de envidia.

Quiero ir a los Madrilesssssssssss.

Elena Lechuga dijo...

si lo llego a saber, no te leo ;)
tocas sitios que es mejor no recordar

Nebroa dijo...

Fiebre! ven! Yo me voy mañana, te dejo el rinconcito caliente!!! Mua

Elena... cómo pueden doler tanto a veces los jodidos recuerdos? Ay...